La hija y exasesora del expresidente estadounidense Donald Trump, Ivanka Trump, descartó hoy su regreso a la política, apenas después de que su padre anunciara que será nuevamente candidato a las elecciones presidenciales de 2024.

"Quiero mucho a mi padre, pero esta vez elijo priorizar a mis hijos pequeños y la vida privada que estamos creando como familia. No planeo involucrarme en política", declaró Ivanka a la cadena estadounidense Fox, informó la agencia de noticias Europa Press.

"Si bien siempre amaré y apoyaré a mi padre, en el futuro lo haré fuera de la arena política. Estoy agradecida por haber tenido el honor de servir al pueblo estadounidense y siempre estaré orgullosa de muchos de los logros de nuestro Gobierno”, agregó.

Su declaración sigue a un cambio en la dinámica de la familia Trump y la división sobre los planes políticos del expresidente.

La semana pasada, la cadena de noticias CNN había informado que tanto Ivanka como su esposo, Jared Kushner, no harían campaña en nombre de Donald.

“(Ivanka) nunca volvería a esa vida, ella sabe que no es algo que le sirva a ella o a su familia en este momento”, dijo previamente una persona familiarizada con su forma de pensar, informó CNN.

Ivanka Trump se convirtió en asesora de tiempo completo del presidente en marzo de 2017, después de asesorar informalmente a su padre durante los primeros dos meses de su Gobierno.

A última hora de ayer, el expresidente anunció que buscaría volver a la Casa Blanca en 2024 como candidato del Partido Republicano, prometió trabajar para que el país “vuelva a ser grande y glorioso”, y subrayó que se asegurará de que el actual mandatario, el demócrata Joe Biden, no sea reelecto.

El magnate hizo el anuncio minutos después de que trascendiera que había presentado ante la Comisión Federal de Elecciones (FEC, en inglés) la documentación pertinente para postularse otra vez a la jefatura del Estado en los próximos comicios presidenciales. (Télam)