El Gobierno de Italia informó hoy que el sitio elegido para la conservación de las vacunas contra el coronavirus será la base aérea en Pratica di Mare, cerca de Roma, mientras el coronavirus seguía amenazando al país, que saltó del octavo al sexto puesto mundial por cantidad de contagios acumulados y superó la barrera de los 60.000 muertos por la enfermedad.

Desde el inicio de la pandemia, Italia, primer país europeo duramente golpeado durante la primera ola, registraba hoy 1.728.878 casos y 60.078 muertes, informó el Ministerio de Salud, replicado por la agencia de noticias AFP.

Con esos guarismos, el país superó al Reino Unido y España y se ubicó sexto por número de contagios acumulados, y se mantenía sexto por cantidad de fallecimientos, según la universidad estadounidense Johns Hopkins.

A pesar de todas las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar los contagios y tratar a los enfermos, el balance diario de muertes se mantenía en 700 fallecidos de promedio, luego de que el jueves pasado marcara un impactante récord de casi 1.000.

Con un muerto por coronavirus por cada 1.000 habitantes, Italia, que mantiene toque de queda e implementará limitación a la movilidad durante las fiestas de fin de año, cuenta con uno de los peores balances en Europa y del mundo, con una tasa de mortalidad de 3,47%.

"Si bajamos la guardia nos arriesgamos a encontrarnos en enero y febrero con un nuevo recrudecimiento" de los contagios "y no lo podemos permitir", declaró hoy el ministro de Salud, Roberto Speranza, a la televisora SkyTG24.

En este contexto de desesperación, la buena noticia apareció en el aeropuerto militar Mario De Bernardi en Pratica di Mare, base elegida como lugar de conservación de las dosis del Plan Vacunas.

Para el ministro de Defensa, Lorenzo Guerini, dicha base será el lugar de conservación "al más alto nivel de seguridad para los stocks", pero también un lugar para los destinos de millones de ampollas que se distribuirán, operativo conocido como "Eos".

El proyecto incluye también las fases de aprovisionamiento y transporte, en especial de las dosis que requieren cadena de frío, a los 1.500 puntos de administración repartidos por todo el país.

Para ellas se contemplará un modelo de distribución "hub and spoke" (sistema de conexiones que permite reducir el numero de rutas para comunicar los aeropuertos entre sí), con un sitio de almacenamiento nacional y una serie de lugares territoriales de segundo nivel.

Según el circuito establecido, los vehículos del Ejército transportarán las ampollas del aeropuerto a los centros regionales, como en el caso de Toscana, la Planta Química y Farmacéutica de Defensa en Florencia.

El tercer recorrido será desde hospitales hasta la residencia sanitaria asistencial, con el apoyo de farmacias, pediatras y médicos generales en primavera.

Para lugares de administración masiva como los "drive-through" (donde la gente puede acceder en auto) será necesario reservar previamente, luego esperar el turno dentro del auto siguiendo las indicaciones.

Para la inoculación y terminar de completar el registro, sí será necesario salir del auto y antes de partir se emitirá algún tipo de certificado.

Se prevé que también sea así el proceso para la administración de la segunda dosis de la vacuna.

"Las Fuerzas Armadas, aprovechando la experiencia y las competencias logísticas adquiridas en estos años de participación en las diversas misiones en los distintos teatros internacionales, están listas, con hombres y medios, para dar su contribución", enfatizó hoy el ministro, citado por la agencia de noticias ANSA.

Distinta es la situación para las vacunas desarrolladas por las farmacéuticas Pfizer y BioNTech, de las que Italia recibirá 3,4 millones de dosis.

En este caso, se dispuso una cadena de frío específica para la conservación y será el propio fabricante el que lleve las ampollas a los 300 puntos de vacunación, ya indicados en los territorios. (Télam)