Italia mantuvo la curva descendente de los últimos días al sumar hoy 19.000 casos de coronavirus, mientras el Gobierno debate las medidas restrictivas para Navidad, en particular si se permitirán desplazamientos entre regiones, en medio de trascendidos de que no serían severas.

Según el Ministerio de Salud, de los 180.000 test realizados en las últimas 24 horas, 19.350 resultaron positivos, y hubo otros 785 decesos en ese lapso, con lo que la pandemia deja en Italia 1.620.901 contagios y 56.361 defunciones.

"El virus no ha cambiado, los datos esperanzadores que vemos dependen de las medidas adoptadas que hicieron que el virus circule menos. Si aligeramos las medidas, volvemos atrás", destacó el director general de Prevención del Ministerio, Gianni Rezza.

Actualmente, en el país hay casi 780.000 casos activos, incluidos 32.811 personas con síntomas que se encuentran hospitalizadas, 376 menos que ayer, y 3.663 están internadas en terapia intensiva.

Por ahora, 784.595 superaron la enfermedad, con otras 27.088 más que recibieron el alta médica.

El Ejecutivo tiene previsto presentar mañana su nuevo decreto de cara a las festividades navideñas, para lo cual esta mañana mantuvo un encuentro con las regiones.

Fuentes parlamentarias precisaron que Giuseppe Conte se habría mostrado dispuesto a sopesar la posibilidad de permitir desplazamientos entre regiones con el fin de facilitar reuniones familiares navideñas, reseñó la agencia de noticias Europa Press.

El ministro de Asuntos Regionales, Francesco Boccia, indicó que "hay que evitar los desplazamientos entre regiones y mantener el límite de las 22 para la circulación".

El funcionario, que presidió el encuentro en el que también participó el titular de Salud, entre otros, se mostró partidario de no introducir cambios.

"El toque de queda debería mantenerse a las 22 también en Nochebuena y en Nochevieja, bares y restaurantes cerrarán a las 18 en todas las regiones", expresó.

El ministro agregó que el mapa por colores en función del riesgo por contagio se mantendrá y que el periodo de vigencia de las medidas será del 21 de diciembre al 10 de enero.

En la misma línea se pronunció el ministro de Salud, Roberto Speranza, que apuesta por "mayores restricciones" para las fiestas.

"Tenemos que evitar llegar a enero en una situación complicada y evitar así una tercera ola de contagios", refirió.

(Télam)