El Gobierno italiano decidió hoy extender 10 días más la prohibición de viajar entre regiones y profundizó así las acciones restrictivas para frenar un rebrote del coronavirus que agrava la situación sanitaria y económica, a la vez que mantiene en vilo a la población.

La medida, que estaba vigente hasta el 15 de febrero, fue tomada durante el último Consejo de Ministros presidido por el jefe de Gobierno saliente Giuseppe Conte.

La prohibición, alargada hasta el 25 de febrero, fue solicitada por los presidentes de todas las regiones, donde hay preocupación por un segundo brote de la enfermedad que ya dejó más de 93.000 muertos.

Conte, el primer dirigente de Europa que tuvo que hacer frente a la pandemia, renunció hace dos semanas tras perder el apoyo de un partido de su coalición.

El economista Mario Draghi es ahora el encargado de encabezar un Ejecutivo de unidad nacional para enfrentar la emergencia sanitaria y económica.

"Necesitamos que se tomen decisiones, porque la progresión del virus y de sus variantes no se frena por la crisis del Gobierno", advirtió un vocero de la fundación para ciencias de la salud Gimbe, citado por la agencia de noticias AFP.

En Italia, el porcentaje de casos de la variante inglesa del coronavirus se acerca al 20%, indicó hoy el Instituto Superior de Salud (ISS), cuyo presidente, Silvio Brusaferro estimó que "dentro de unas 5 o 6 semanas" esa cepa "podría sustituir al virus que circula ahora".

"Registramos una elevada circulación de esta variante, que probablemente se convertirá en la predominante en los próximos meses", alertó.

"El virus está en constante cambio y ya se han identificado cientos de variantes, aunque la mayoría de ellas no alteran las características del virus. Sin embargo, hay que prestar mucha atención para identificar aquellas que podrían empeorar la situación en términos de transmisión, síntomas, sensibilidad a las vacunas y anticuerpos", concluyó el ISS en su informe.

Italia acumula 316 fallecidos y 13.908 infectados en las últimas 24 horas, en tanto que el balance desde el inicio de la pandemia asciende a 93.045 casos letales y 2.697.296 contagios, según el informe publicado hoy por el Ministerio de Sanidad y recogido por la agencia de noticias Sputnik.

(Télam)