El Gobierno italiano evalúa lanzar un "pase verde" que habilite a las personas vacunadas contra el coronavirus a realizar distintas actividades, mientras busca "incentivar" una campaña de inmunización que ya cubrió a más de 25 millones de personas.

"La variante Delta nos preocupa y por eso creo que hay que buscar un camino italiano para el amplio uso del 'pase verde'", planteó la ministra de Asuntos Regionales y de las Autonomías, Mariastella Gelmini en declaraciones que reproduce hoy el diario Repubblica

Las palabras de Gelmini se dan mientras se debate en Italia la posibilidad de adoptar un modelo similar al lanzado por Francia, donde a partir del 21 de julio solo las personas vacunadas o con un test negativo podrán entrar a bares y estadios, entre otras actividades.

"No perseguimos modelos extranjeros pero ciertamente el Gobierno considerará extender su uso a otros servicios en la lógica del fomento de la vacunación", desarrolló Gelmini sobre el posible "green pass" o "pase verde".

La idea, de todos modos, cruza a las fuerzas políticas del Gobierno y del país en un escenario en el que, desde la derecha, la oficialista Liga de Matteo Salvini y la opositora Hermanos de Italia ya se mostraron contrarios a la posibilidad.

Desde la oficialista Italia Viva, en tanto, la diputada Maria Elena Boschi se mostró hoy a favor de "convencer a los indecisos" de recibir la vacuna y consideró que el modelo francés "es un modelo a seguir".

Según Boschi, subir la cantidad de personas vacunadas permitirá "vivir mejor con el virus, lograr la inmunidad a tiempo, proteger a los que están en mayor riesgo".

A nivel regional, según informa hoy el diario Corriere, Lacio, Campaña, Emilia Romaña y Liguria se mostraron a favor, mientras que los Gobiernos de Lombardía y Véneto rechazan la idea.

Hasta el momento, Italia inmunizó a 25.286.020 personas, el 46,82% de la población mayor de 12 años. (Télam)