El Gobierno italiano anunció hoy que establecerá una "zona roja" a nivel nacional en Pascua, del 3 al 5 de abril, para limitar los desplazamientos entre las 20 regiones y frenar así la difusión del coronavirus, luego de la suba en la curva de contagios de los últimos días.

El Gobierno que encabeza Mario Draghi dispuso hoy que "en los días 3, 4 y 5 de abril" se declaren como zona roja todas las regiones, a excepción de las que hayan registrado menos de 250 contagios semanales cada 100.000 habitantes en las últimas tres semanas.

Así, a través del decreto dado a conocer hoy tras la reunión de Gabinete, todas las regiones italianas menos la isla de Cerdeña quedarán catalogadas como de "alto riesgo epidemiológico", con prohibición de desplazamientos internos y cierre de fronteras salvo urgencias o motivos de trabajo y salud.

En "zona roja" se prohíbe la apertura de bares y restaurantes para consumos dentro de los locales y para envíos a domicilio, además de mantenerse el toque de queda nocturno entre las 22 y las 5.

"Soy consciente que las medidas de hoy tendrán consecuencias sobre la educación de los hijos, la economía y el estado psicológico de todos nosotros", admitió Draghi al presentar esta tarde el nuevo plan de vacunación del país.

De todos modos, el premier planteó que las nuevas restricciones "son necesarias para evitar un empeoramiento que volvería inevitable procedimientos incluso más fuertes".

Mientras tanto, el Ministerio de Salud dispondrá este viernes una ordenanza en la que, según adelantaron los diarios La Repubblica y La Stampa, al menos 10 de las 20 regiones quedarán ya desde el lunes clasificadas como zona roja, ante el aumento de casos de los últimos días que elevó el índice Rt de transmisibilidad a 1,16, según dio a conocer hoy el Instituto Superior de Sanidad.

(Télam)