El ministro palestino de Relaciones Exteriores, Riyad Al-Maliki, denunció hoy en la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU la "agresión" de Israel contra el "pueblo palestino" y sus "lugares sagrados", en tanto que el Gobierno israelí acusó a Hamas de haber "premeditado" el conflicto.

"Algunos no quieren usar estas palabras -crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad-, pero saben que es la verdad", dijo Al-Maliki.

El ministro palestino criticó también la "política colonial" de los israelíes, consignó la agencia de noticias AFP.

En tanto, Israel acusó al movimiento palestino Hamas de haber "premeditado" el conflicto.

"Hamas eligió acelerar las tensiones, usándolas como pretexto, para iniciar esta guerra" con Israel, dijo el diplomático Gilad Erdan en una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Medio Oriente.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que "este insensato ciclo de derrame de sangre, de terror, de destrucción, debe cesar inmediatamente”, porque puede "desatar una incontrolable crisis".

Según diplomáticos, el Consejo negocia en paralelo una declaración pero esta mañana el apoyo de Estados Unidos al texto permanecía incierto.

"Los enfrentamientos deben cesar inmediatamente. Los cohetes y morteros de un lado y los bombardeos aéreos y la artillería del otro, tienen que terminar", enfatizó Guterres.

"Los enfrentamientos pueden llevar a israelíes y palestinos a una espiral de violencia de consecuencias devastadoras para las dos comunidades y para toda la región", dijo.

La violencia "tiene el potencial de desatar una crisis de seguridad y humanitaria incontrolable y de estimular aún más al extremismo; no sólo en los territorios palestinos ocupados y en Israel, sino en toda la región", añadió.

(Télam)