Israel y el reino de Bután, de mayoría budista, anunciaron hoy el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas entre los dos países, una decisión que se produjo luego de que el Estado judío normalizó los lazos con Emiratos Árabes Unidos, Barhéin, Sudán y Marruecos.

El acuerdo entre Israel y el pequeño reino del Himalaya fue firmado por los embajadores israelí y butanés en la India, Ron Malka y Vetsop Namgyel, respectivamente.

El acuerdo "abrirá el camino a una mayor cooperación y fortalecerá aún más las relaciones" entre Israel y el reino del sur de Asia, según un comunicado conjunto.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dio la bienvenida al acuerdo y escribió en Twitter que es un "fruto adicional de los acuerdos de paz".

Y agregó que Israel estaba en contacto con más países para normalizar las relaciones, lo que supone un paso más para su reconocimiento a nivel internacional, tras anunciarse el jueves su normalización de lazos con Marruecos.

El Ministerio de Exteriores israelí informó que estuvo manteniendo contactos secretos con Bután en los últimos años, que dieron como resultado el acuerdo.

Incluso en ausencia de relaciones formales, Israel ha ayudado a Bután en el campo del desarrollo y la agricultura desde 1982, según el comunicado.

La falta de relaciones entre Israel y Bután se debía a la política aislacionista del reino, Bután mantiene relaciones con unos 50 países, y con los que no, mantienen relaciones informales a través de la India.

El acuerdo con Bután parece separado de los esfuerzos de Estados Unidos que han llevado a la normalización de los lazos entre Israel y cuatro países árabes en los últimos meses.

La normalización entre Israel y Rabat fue anunciada por el presidente Donald Trump, luego de informar que Estados Unidos reconocía el reclamo de Marruecos sobre la región disputada del Sahara Occidental.

La polémica decisión rompe la postura de Estados Unidos en el asunto por el que se alineaba con las orientaciones de la ONU y se produce a poco de entregar el poder el próximo 20 de enero y sin haber admitido aún su derrota en las presidenciales del mes pasado. (Télam)