El Ministerio de Salud de Israel informó hoy 11.187 nuevos casos de Covid-19, un balance diario inédito desde el inicio de la pandemia y que llega en un momento especialmente delicado por la reanudación del ciclo lectivo.

Con las cifras de hoy, el país encadena tres días con registros superiores a los 10.000 positivos por la expansión de la variante Delta y acumula un total de 1.088.630 contagios desde el inicio de la pandemia.

Al menos 7.090 enfermos perdieron la vida, mientras que 666 permanecen en estado grave, según un balance oficial que da cuenta también de más de 90.000 casos activos, publicó la agencia de noticias DPA.

Israel, que confió toda su campaña de vacunación al fármaco desarrollado por Pfizer y BioNTech, fue el primer país del mundo en administrar una tercera dosis.

La pauta completa ya alcanza a casi 5,5 millones de personas -seis de cada diez ciudadanos-, mientras que más de 2,3 millones se aplicaron ya la inyección de refuerzo, habilitada a ciudadanos mayores de 12 años.

A fines de agosto, ante el aumento del número de casos, la Unión Europea decidió volver a imponer restricciones a los viajes no esenciales desde ese país.

Dos semanas antes, el 18, las autoridades activaron una serie de restricciones sanitarias, un día después de alcanzar su mayor número de contagios en siete meses.

El Gobierno restableció la obligación de mostrar el certificado de vacunación o test PCR negativo para ingresar a restaurantes, hoteles, museos y bibliotecas, y asistir a eventos culturales y deportivos.

Esta medida incluyó a los lugares de culto que reciben a más de 50 fieles.

El Gobierno ya había restablecido en julio la obligación de usar barbijo en lugares públicos y oficinas cerradas. (Télam)