Israel se convirtió hoy en el primer país en comenzar a dar una tercera dosis de refuerzo de la vacuna del coronavirus para pacientes de riesgo, en medio de un rebrote atribuido a la variante Delta que dejó otros dos muertos en las últimas 24 horas.

Ante el avance de la mutación, el Ministerio de Salud anunció hoy que autorizó la inoculación de una dosis de refuerzo de la vacuna Pfizer a adultos inmunodeprimidos que presentan riesgo y que no respondieron bien a las dos ya administradas.

El hospital más grande de Israel, el Centro Médico Sheba, invitó hoy de inmediato a docenas de sus pacientes con trasplante de corazón para recibir refuerzos.

La decisión del Ministerio de Salud se tomó antes de que reguladores como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) autorizaran refuerzos para esas personas.

Pese a la ausencia de aprobación, se trata de disposición especial para aquellos que están en riesgo y no una política para toda la población.

Israel fue uno de los primeros países del mundo en lanzar a mediados de diciembre una amplia campaña de vacunación gracias a un acuerdo con el gigante farmacéutico Pfizer, que suministró al país rápidamente con millones de dosis a cambio de recopilar datos sobre los efectos de sus vacuna.

Esta campaña permitió administrar dos dosis de la vacuna a más del 55% de la población, incluso a cerca del 85% de los adultos, lo que favoreció la reapertura de las cafeterías, bares y comercios, así como una reducción del número de casos de la Covid-19 de 10.000 a menos de 100 por día.

Pero en las últimas semanas los contagios aumentaron a causa de la variante Delta, mucho más contagiosa que la cepa original, y obligó a las autoridades a reimponer algunas medidas como el uso obligatorio de tapabocas en lugares públicos cerrados.

Israel registró ayer unos 423 casos, una cifra por debajo de la de los días laborables de la semana pasada, algo que suele ocurrir los domingos, informó hoy el Ministerio de Salud.

Si bien el número de casos diarios es mucho mayor que hace aproximadamente un mes, cuando solo se identificaban entre 10 y 20 nuevos contagios diarios, el aumento de la morbilidad fue muy limitado.

Hasta hoy, unos 47 pacientes se encontraban en condiciones graves, mientras que en abril, con un número similar de casos activos (alrededor de 4.000) había más de 200.

Solo dos personas murieron ayer, lo que elevó los decesos de julio a siete, según dijo el Ministerio de Salud, informó la agencia de noticias DPA.

Si bien la cifra es casi tan alta como la de todo junio, cuando ocho personas murieron por Covid-19, la situación sigue siendo muy diferente al pico de la pandemia en el invierno, cuando se registran decenas de muertos todos los días.

Una explicación probable del número limitado de síntomas graves y muertes es el hecho de que aproximadamente el 40% de las personas infectadas actualmente son escolares y casi la mitad están vacunadas, y es poco probable que ambos grupos desarrollen una forma grave de Covid-19.

Estos últimos datos echan luz sobre la respuesta positiva de la inoculación completa con dos dosis.

Respecto a la tercera dosis de refuerzo, los expertos advirtieron a los israelíes que no interpreten esta decisión como una señal de que las vacunas no están funcionando.

La tercera dosis "es una buena decisión, que responde a las necesidades únicas de las personas inmunodeprimidas", y no de quienes tienen un sistema inmunológico robusto, dijo al diario The Times of Israel el profesor y bioquímico de la Universidad de Tel Aviv Jonathan Gershoni

Gershoni explicó que la dos dosis también funcionan para las personas con afecciones médicas generales que no debilitan el sistema inmunológico, e hizo hincapié en que la tercera dosis no es para la población en general.

Tailandia también se convirtió en uno de los primeros países en ofrecer hoy refuerzos, anunciando que los trabajadores de la salud que recibieron dos dosis de la vacuna china Sinovac recibirán dosis de refuerzo de la vacuna AstraZeneca.



(Télam)