El Gobierno de Israel retiró hoy a los pacientes con cáncer de la lista prioritaria para una tercera dosis de las vacunas contra el coronavirus, una semana después de que las autoridades decidieran que era necesario que este grupo recibiera una nueva aplicación del fármaco.

El lunes pasado Israel había comenzado a administrar una tercera inyección de Pfizer a pacientes con sistemas inmunitarios comprometidos, incluidas personas que se habían sometido a trasplantes de corazón, pulmón y riñón, y algunos pacientes con cáncer.

Pero el domingo, el Ministerio de Salud explicó que después de revisar los datos de cientos de pacientes de las salas de oncología, "la recomendación en esta etapa es no vacunar" a los pacientes con cáncer.

"Casi el 90% de los pacientes que recibieron quimioterapia desarrollaron anticuerpos después de (dos dosis de) la vacunación, y el nivel de anticuerpos se mantuvo alto varios meses después de la vacuna", agregó el ministerio, citado por la agencia de noticias AFP.

Las farmacéuticas Pfizer y BioNTech comunicaron que pedirían autorización a las autoridades estadounidenses y europeas para aplicar una tercera dosis de su vacuna, pero para los reguladores europeos es demasiado pronto para saber si es necesaria.

La Organización Mundial de la Salud, por su parte, expresó su preocupación de que una vacuna de refuerzo de este tipo pueda producirse a expensas de países cuyos ciudadanos aún no recibieron sus dos primeras dosis. (Télam)