En medio de las preocupaciones sobre el aumento de contagios de coronavirus debido al ingreso de la variante Delta, Israel analiza aplazar la entrada de turistas individuales al país hasta septiembre y no agosto, como se había previsto inicialmente.

Israel permitió que algunos grupos de turistas ingresen al país en los últimos meses, pero no de quienes viajen de forma independiente.

Inicialmente había planeado reabrir en mayo, pero las recomendaciones del Ministerio de Salud empujaron los planes a junio, luego a agosto, y ahora se espera que esa fecha se retrase hasta septiembre, aunque aún no es una decisión oficial por parte del gabinete, informó hoy el Canal 13 local.

El Ministerio de Salud anunció el viernes que todos los grupos de viajeros, incluidos los vacunados y los que se recuperaron de la Covid-19, deberán aislarse hasta por 24 horas al llegar al país a partir del próximo fin de semana.

Mientras tanto, aquellos que regresen de 16 países que se considere que tienen altas tasas de infección deberán aislarse completamente durante 14 días, o 10 días con dos pruebas negativas, según las pautas actualizadas de la cartera de Salud, una medida que entrará en vigencia el viernes próximo.

Los países que están fuera del alcance de los israelíes son Uzbekistán, Argentina, Bielorrusia, Brasil, Sudáfrica, India, México y Rusia.

De acuerdo con las cifras actualizadas del Ministerio de Salud publicadas anoche, sólo durante el fin de semana se diagnosticaron unos 700 nuevos casos.

El número de casos activos es de 4.064 y el de pacientes gravemente enfermos aumentó a 43.

El resurgimiento del coronavirus en Israel se atribuye en gran medida a la propagación de la variante Delta, detectada por primera vez en India y, se cree, es dos veces más contagiosa que la cepa original.

Desde el inicio de la pandemia, Israel registró 846.000 contagios y 6.435 muertes a causa de la enfermedad. (Télam)