Irlanda levantó hoy las restricciones impuestas hace seis semanas para frenar los contagios de coronavirus y los ciudadanos se lanzaron de manera masiva a las calles a hacer sus compras navideñas.

Decenas de personas hicieron filas en la vereda mientras esperaban la reapertura de los negocios del centro de Dublín, la capital del país, que pudieron estrenar sus decorados navideños.

El director de la tienda de lujo Brown Thomas, Mark Limby, dijo que el cierre de seis semanas "fue muy duro" y aunque admitió que las ventas en línea fueron "excepcionalmente buenas", dijo que eso no compensa el cierre de las tiendas.

Además de los negocios minoristas, hoy reabrieron museos, bibliotecas, cines, lugares de culto, peluquerías o salones de belleza.

Ryan Kelly, copropietario del salón de tatuajes Heartbreak Social Club, acababa de abrir una segunda tienda en octubre, cuando Irlanda volvió a ser confinada.

Las seis semanas de cierre "sabíamos que sería un reto, pero al abrir hoy estamos a tope", explicó en declaraciones a la agencia de noticias AFP.

Cerca de allí, la galería comercial George's Street Arcade, que acoge a 40 minoristas independientes, cerró por primera vez desde 1892 en marzo, cuando Irlanda entró en su primer cierre.

Hoy, los comerciantes volvieron a levantar sus persianas por segunda vez.

Pero para la propietaria, Gwen Layden, "el ambiente es muy diferente" ya que ahora hay tiendas que no reabrieron. "Pasó algo", afirmó temiendo la quiebra de algunos.

"Una persona invierte toda su vida en un negocio y ahora todo puede haberse acabado", lamentó.

El viernes también podrán abrir en toda Irlanda los pubs y restaurantes que sirven comida, aunque los establecimientos que sólo sirven bebidas permanecerán cerrados.

Antes de Navidad, el Gobierno instó a la población a usar las mascarillas también al aire libre en las "calles concurridas", una medida que ya era obligatoria en el interior de los comercios.

Irlanda, país de cinco millones de habitantes, registró un total de 72.544 infecciones de coronavirus, 303 de ellas en las últimas 24 horas, y 2.050 muertes, incluida una en la última jornada.

(Télam)