El parlamento de Irlanda aprobó hoy por unanimidad una resolución que condena la “anexión de facto” de tierras palestinas por parte de Israel, y se convirtió en el primer país de la Unión Europea (UE) en declarar una posición en relación con las acciones israelíes en esos territorios.

La moción, presentada por el partido opositor Sinn Fein, fue aprobada esta tarde con el apoyo de todos los partidos.

Una enmienda al texto original buscaba imponer sanciones a Israel y expulsar al embajador israelí, pero no fue aprobada, según informó la televisora Al Jazeera.

Después de la votación, la líder del partido Sinn Fein, Mary Lou MacDonald, publicó en Twitter que la resolución "debe marcar una nueva confrontación asertiva y consistente de los crímenes israelíes contra Palestina".

El canciller irlandés, Simon Coveney, declaró ayer que la moción era "una clara señal de la profundidad de los sentimientos en Irlanda".

“La escala, el ritmo y la naturaleza estratégica de las acciones de Israel sobre la expansión de los asentamientos y la intención detrás de ellas nos han llevado a un punto en el que debemos ser honestos sobre lo que realmente está sucediendo sobre el terreno. Es una anexión de facto ”, sostuvo el ministro, del partido de centroderecha Fine Gael.

“Esto no es algo que yo, o en mi opinión esta casa, digamos a la ligera; somos el primer estado de la UE en hacerlo, pero refleja la gran preocupación que tenemos sobre la intención de las acciones y, por supuesto, su impacto ”, alertó Coveney.

La mayoría de los países ve los asentamientos que Israel construyó en el territorio ocupado en la guerra de 1967 como ilegales y como un obstáculo para la paz con los palestinos.

Coveney, quien en las últimas semanas representó a Irlanda en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) en debates sobre Israel, había insistido en agregar una condena de los recientes ataques con cohetes contra Israel por parte del grupo palestino Hamas antes de aceptar el apoyo del gobierno para la moción.

La resolución se aprobó días después de que un alto el fuego pusiera fin a 11 días de los peores combates entre Israel y los grupos armados palestinos en años.

Al menos 254 palestinos murieron, incluidos 66 niños, según el Ministerio de Salud de Gaza, mientras unos 2.000 resultaron heridos, y al menos 12 personas murieron en Israel. (Télam)