Irán continúa ejecutando presos "obsesivamente" a pesar de haber mermado el respaldo popular a la pena de muerte en la república islámica, alerta un informe publicado hoy por las oenegés Juntos contra la Pena de Muerte (ECPM) e Irán Human Rights (IHR).

"Irán continúa obsesivamente ejecutando a los condenados a muerte", afirmó Raphaël Chenuil Hazan, director de la EPCM en una conferencia de prensa.

En 2020, Irán ejecutó al menos 267 condenados, cuatro de ellos por delitos cometidos cuando eran menores y nueve mujeres, según el informe.

Este número confirma la tendencia descendente de las ejecuciones desde el máximo alcanzado en 2015, al menos 972, y es el menor número contabilizadas por el referido trabajo desde su primera publicación en 2008.

La reducción observada desde 2019 se debe esencialmente a una flexibilización de la ley sobre los delitos relacionados con la droga, recogió la agencia de noticias AFP.

No obstante, Irán sigue siendo el país con el mayor número de ejecuciones en proporción a su población pese a que "el apoyo popular a la pena de muerte está en declive", concluyó el jefe de la ECPM.

(Télam)