Francia, Alemania y Reino Unido advirtieron hoy a Irán que "pone en peligro" cualquier reanudación de las negociaciones para salvar el acuerdo nuclear, al "violar reiteradamente" los términos del pacto al continuar con el enriquecimiento de uranio.

"Al multiplicar sus violaciones, Irán pone en peligro la posibilidad de un retorno a la diplomacia que permita la realización plena y entera de los objetivos del acuerdo", expresaron las cancillerías de los tres países en un comunicado conjunto.

"En virtud de este acuerdo, Irán se comprometió a no producir uranio metálico y a no realizar investigación y desarrollo sobre la metalurgia del uranio por un plazo de 15 años", recordaron los tres países, que firmaron el texto de 2015 junto con Rusia, China y Estados Unidos, que se retiró en 2018 por orden del expresidente Donald Trump.

La Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) anunció el miércoles haber "procedido el 8 de febrero a la verificación de 3,6 gramos de uranio metálico en la planta de Isfahán".

El asunto es delicado porque el uranio metálico puede usarse para fabricar armas nucleares y era una de las limitaciones que ponía el pacto.

"Reafirmamos que estas actividades, que constituyen una etapa clave para el desarrollo de un arma nuclear, no tienen ninguna justificación civil creíble en Irán", insistieron los tres países, según la agencia de noticias AFP.

Por ello, pidieron "con insistencia a Irán poner fin rápidamente (a la actividad) y abstenerse de toda nueva violación de sus compromisos nucleares".

Esta nueva infracción del acuerdo debilita todavía más el pacto, que ya pende de un hilo desde que Trump retiró a Estados Unidos y restableciera sanciones económicas.

Irán volvió a enriquecer uranio por encima de los niveles permitidos por el acuerdo justo antes de la asunción del nuevo Gobierno estadounidense, que había manifestado su intención de volver al pacto.

Analistas internacionales ven en estas acciones iraníes una forma de presionar para que Estados Unidos vuelva al acuerdo y elimine las sanciones económicas reimpuestas tras su salida. (Télam)