Irán convocó hoy a los embajadores alemán, Hans-Udo Muzel, y francés, Philippe Thiebaud, para pedirles un descargo luego de que la Unión Europea (UE) repudiara ayer enérgicamente la ejecución del opositor iraní Ruhollah Zam y considerara la pena de muerte como "una negación inaceptable de la dignidad e integridad humanas".

Un vocero de la Dirección para Europa de la cancillería iraní denunció ante el embajador Hans-Udo Muzel el comunicado de prensa del bloque como "una injerencia inaceptable en los asuntos internos iraníes", informó hoy la agencia oficial de noticias IRNA.

Además, rechazó lo que calificó de "indulgencia" demostrada por "ciertos países europeos hacia elementos que propagan la violencia y perpetran actos terroristas" contra Irán, de acuerdo con la misma fuente.

Tras la comparecencia del diplomático alemán, el embajador de Francia ante Teherán, Thiebaud, también fue recibido en el ministerio, a causa de la "declaración intervencionista del Ministerio de Relaciones Exteriores francés respecto a la aplicación de la pena de muerte" a Zam.

La cancillería de Francia había calificado el ahorcamiento como “un acto barbárico e inaceptable” y un golpe a la libertad de expresión en Irán, informó la agencia de noticias AFP.

La convocatoria de Irán se llevó a cabo luego del pronunciamiento de la UE, que repudió la ejecución del periodista, de 47 años, que había sido encarcelado en Irán luego que agentes iraníes lo capturaran en el país vecino Irak el año pasado.

"La Unión Europea condena este acto en los términos más enérgicos y recuerda una vez más su oposición irrevocable al uso de la pena capital en cualquier circunstancia", expresaron ayer los portavoces de Exteriores y Seguridad de la UE, Peter Stano y Nabila Massrali, en un comunicado.

Asimismo, el organismo añadió que "es imperativo que las autoridades iraníes defiendan el derecho al debido proceso de los acusados, y pongan fin a la práctica de utilizar confesiones televisadas para establecer y promover su culpabilidad".

La UE considera que la pena de muerte es un castigo "cruel e inhumano, que no actúa como disuasivo del delito y representa una negación inaceptable de la dignidad e integridad humanas", subrayaron los portavoces comunitarios.

Zam había vivido en el exilio en Francia durante varios años antes de ser detenido por los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de la República Islámica, en circunstancias por determinar.

Su detención se había anunciado en octubre de 2019, pero Irán no especificó el lugar ni la fecha de los hechos, acusando al opositor de unos 40 años de estar "dirigido por la inteligencia francesa y apoyado" por los servicios secretos de Estados Unidos e Israel.

Con al menos 251 ejecuciones en 2019, Irán es, después de China, el país que más recurre a la pena capital, según el último informe mundial sobre la pena de muerte de Amnistía Internacional. (Télam)