Las autoridades iraníes autorizaron hoy las candidaturas de cinco conservadores y dos reformadores para las elecciones presidenciales de junio, y rechazó a los tres principales candidatos moderados, entre ellos el expresidente Mahmud Ahmadinejad.

El Consejo de Guardianes, conformado por doce miembros ultraconservadores responsables de la idoneidad ideológica y la lealtad de los candidatos presidenciales, validó a siete de las más de 590 candidaturas presentadas de cara a las elecciones presidenciales que se celebrarán el 18 de junio en Irán.

Unas 24 horas antes de lo previsto, el ministerio del Interior de Irán publicó la lista de candidatos autorizados a presentarse a la primera vuelta electoral para escoger al sucesor del actual presidente, el moderado Hasan Rohani, informó la agencia de noticias AFP.

La elección de los candidatos parece allanar el camino a la victoria del jefe de la Autoridad Judicial, el ultraconservador Ebrahim Raisi, quien obtuvo un 38% de los votos en 2017 y llegó a ser barajado como posible sucesor del líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei.

Este organismo rechazó de nuevo la candidatura de Ahmadinejad y, contra todo pronóstico, las del vicepresidente Eshaq Yahanguiri (reformador) y del exjefe del Parlamento Ali Larijani (conservador), actual consejero de Jamenei.

Ahmadinejad (2005 y 2013) ya había sido rechazado en 2017.

El actual mandatario, Hasan Rohani, no podrá presentarse a la reelección, tras haber cumplido ya su límite de dos mandatos consecutivos.

Aunque los candidatos rechazados pueden recurrir la decisión hasta esta medianoche, Larijani ya publicó en Twitter un comunicado en el que se declara satisfecho de la "decisión de Dios".

Yahanguiri, en cambio, se mostró más disconforme.

"Considero que la descalificación de numerosas personas de valía es una seria amenaza para la participación" electoral, advirtió en un comunicado.

Según la lista del ministerio del Interior publicada por la agencia oficial de noticias Irna, los dos candidatos reformadores autorizados son Abdolnaser Hemmati, gobernador del Banco Central, y el exvicepresidente Mohsen Mehralizadeh.

Además de Raisi, los ultraconservadores son Said Yalili, ex secretario general del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, y Mohsen Rezai, antiguo jefe de la Guardia Revolucionaria y que en la actualidad encabeza el Consejo de Discernimiento -un destacado organismo del país-, y los diputados Alireza Zakani y Amirhossein Ghazizadeh-Hashemi.

La decisión de este organismo designado, que controla el proceso electoral, generó una intensa polémica que se suma a los años de críticas por ser considerado por muchos como un órgano antidemocrático.

"Nunca vi tantas críticas, desde la extrema derecha a la extrema izquierda, al Consejo de Guardianes por descalificar o avalar a ese o a aquel", tuiteó el periodista reformador Mostafa Faghihi.

La aprobación de las candidaturas tuvo lugar en medio de las conversaciones en Austria sobre el futuro del acuerdo nuclear de 2015, en las que se está intentando lograr el retorno de Estados Unidos, que lo abandonó de forma unilateral en 2018 durante la gestión del presidente Donald Trump.

El Gobierno de Irán exige la retirada de sanciones impuestas por Washington.

La situación reveló nuevamente las diferencias entre la corriente moderada, encabezada por Rohani y que respalda el acuerdo nuclear, y el ala dura de los ultraconservadores, entre los que se encuentra Jamenei, críticos con el pacto de 2015.

Las elecciones serán un nuevo ejemplo de esta disputa interna, después de la clara victoria de los conservadores en las elecciones legislativas de 2020, en las que la participación fue la más baja desde la Revolución Islámica de 1979. (Télam)