El presidente saliente de Irán, Hasan Rohani, advirtió hoy que la curva de los contagios por coronavirus está creciendo, que la variante Delta se expandió ya a varias provincias y que el país, el más golpeado de Medio Oriente, está al borde de una quinta ola de la pandemia.

"En las regiones del sur y del sureste del país se observó la propagación de la variante Delta del coronavirus. Las autoridades intentaron detenerla, sin embargo, esa cepa se infiltró en otras provincias y, en comparación con las semanas anteriores, la situación empeoró bastante", informó el mandatario en una reunión del comité de lucha contra el coronavirus, citado por la agencia de noticias Sputnik.

"Tal vez ya haya comenzado la quinta ola", alertó, mientras destacó que la campaña de vacunación continúa, pero aún no está lo suficientemente avanzada como para frenar este nuevo brote.

A principios de abril pasado, las autoridades iraníes anunciaron el inicio de la cuarta ola de coronavirus, provocada por el un aumento de los viajes de los ciudadanos por todo el país durante las vacaciones de año nuevo, que se celebra el 21 de marzo en ese territorio.

El número total de casos de coronavirus registrados en Irán desde el comienzo de la pandemia ya superó los 3,3 millones y los muertos, los 85.600, según cifras oficiales. (Télam)