El Consejo de Representantes de Irak, la cámara baja del Parlamento, aprobó hoy el nombramiento de los dos últimos ministros, con lo que finalizó la formación del nuevo Gobierno, tras meses de parálisis política que obstaculiza reformas y grandes proyectos de infraestructuras en un país rico en hidrocarburos, pero asolado por décadas de conflicto.

Los dos últimos ministros confirmados son el titular de Medio Ambiente, Nizar Mohamed Said Namidi, y el de Construcción, Vivienda, Municipios y Obras Públicas, Bankin Abdullah Rikani, informó la agencia oficial de noticias INA.

Con este anuncio, el primer ministro iraquí, Mohamed Shia al Sudani, completa su Ejecutivo tras obtener el mandato el 13 de octubre pasado del nuevo presidente, Abdul Latif Rashid, elegido por diputados del Parlamento del país dos días antes.

La candidatura de Al Sudani provocó, en el verano boreal, protestas en Irak por parte de los simpatizantes del influyente político y religioso chiita Muqtada al Sadr, que irrumpieron en el Parlamento y organizaron sentadas en la Zona Verde, área fortificada de Bagdad donde tiene su sede la mayoría de las principales organizaciones gubernamentales, privadas y diplomáticas.

El primer ministro, que a los nueve años perdió a su padre, ejecutado por el régimen de Saddam Hussein, es uno de los principales representantes de la oposición chiita al dictador, derrocado por la invasión estadounidense de 2003.

Irak tuvo un Gobierno inactivo durante meses y 73 miembros del bloque de Al Sadr, la formación más votada en las legislativas de octubre de 2021, renunciaron a sus escaños en el Parlamento en protesta por la negativa del resto de las fuerzas políticas, en especial los partidos proiraníes unidos en la plataforma Marco de la Coordinación, de concederles su apoyo de cara a la formación de Gobierno.

El 27 de octubre, la mayoría de los diputados de Irak dieron un voto de confianza al Gabinete propuesto por Al Sudani.

El 1 de noviembre, Rashid afirmó que la crisis política del país había terminado.

Previo a la elección de Rashid, el Parlamento había intentado elegir un presidente en tres ocasiones, pero en ninguna de las sesiones se alcanzó el quórum de asistencia de dos tercios.

En Irak, el cargo de presidente está reservado tradicionalmente a un kurdo, pero los dos partidos históricos de esta comunidad se disputaban el puesto, sin llegar a un acuerdo. (Télam)