BEIRUT, 18 DIC - Las fuerzas de seguridad y el Ejército iraquí son responsables, junto con las Fuerzas Armadas, de la muerte, el pasado 6 de diciembre, de 29 personas en Bagdad, aunque el número de víctimas puede llegar a 80 civiles.

Lo afirmó Human Rights Watch (HRW), en un informe publicado en las últimas horas y basado en una investigación independiente realizada en los últimos diez días en Irak, escenario desde principios de octubre de protestas antigubernamentales masivas reprimidas por las autoridades.

(ANSA).