El Ministerio de Salud Pública de Uruguay ordenó hoy una investigación luego que el arzobispo de Montevideo, cardenal Daniel Sturla, rompiera la cuarentena -un día antes de dar positivo por coronavirus- para despedir los restos del fallecido ministro del Interior, Jorge Larrañaga.

La investigación anunciada por la cartera sanitaria es un procedimiento "formal", que se realiza cuando corresponde, para que las partes -en este caso Sturla-, proporcione su versión y las autoridades analicen el tema, informó el Ministerio, según señala el periódico uruguayo La Diaria.

Sturla estuvo el domingo en la Casa del Partido Nacional para despedir los restos de Larrañaga, pese a haber estado en contacto estrecho con un sacerdote que dio positivo el 17 de mayo, lo que lo obligaba a guardar cuarentena.

Un día después de eso, Sturla dio positivo en un tercer test, tras otros dos en los que no se había detectado la enfermedad.

"Se que no actué como debía y pido disculpas", manifestó en un hilo de Twitter el arzobispo, que aclaró que ya recibió ambas dosis de la vacuna de Sinovac y que también transcurrieron 15 días después de que se dio la segunda.

Fuentes de la Iglesia católica citadas por el periódico El Observador, dijeron que el cardenal se confió en los resultados de los hisopados previos.

El arzobispo, que se encuentra asintomático, tras ser notificado de ser Covid-19 positivo, se comunicó con el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, uno de los presentes el domingo en la sede del Partido Nacional, para notificarle sobre el hecho.

En total, Sturla estuvo presente 15 minutos aproximadamente y siempre se mantuvo con el tapabocas.

Por este motivo, los médicos de Sturla le indicaron que teniendo en cuenta esos factores, que no mantuvo largas conversaciones, que siempre estuvo al aire libre y que no presenta síntomas, el riesgo de que haya contagiado en el cortejo es muy bajo. (Télam)