La Internacional Progresista llamó a unirse "en defensa de nuestras frágiles democracias" y para "desmantelar este régimen de 'guerra jurídica' y restaurar la soberanía popular en Ecuador", en respuesta a la decisión del Consejo Electoral de ese país de retirar las computadoras que guardan los resultados de la primera vuelta electoral del 7 de este mes, medida que fue calificada como un "golpe de Estado" por el expresidente Rafael Correa.

La organización, que agrupa personalidades alineadas con el progresismos de todo el mundo, entre ellos la ministra de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, convocó en esa unidad a las "fuerzas progresistas, feministas, ecologistas e indígenas para derrotar a la derecha reaccionaria".

A poco de conocerse los resultados de las presidenciales en Ecuador, Correa denunció un "golpe de Estado" por el pedido de la Fiscalía General de retirar las computadoras del Consejo Nacional Electoral para hacer "una pericia", lo que su candidato y ganador de la primera vuelta, Andrés Arauz, calificó como "una grosera violación de la ley" para dilatar el balotaje.

"Atención Latinoamérica y mundo: Ecuador sufre nuevamente golpe de Estado. Fiscalía intenta llevarse computadoras del Consejo Nacional Electoral (CNE) para que no se proclamen resultados e impedir la segunda vuelta. La Presidenta del CNE denuncia que le quitaron custodia policial", tuiteó el exmandatario.

Poco después, Arauz exigió al "Tribunal Contencioso Electoral que actúe de forma expedita y proceda a aplicar la ley con las sanciones del caso ante esta intromisión e interferencia en el proceso electoral ecuatoriano" y llamó a "la comunidad internacional a permanecer vigilante y alerta porque no se ha desactivado aún este intento de interferencia de intromisión de la Fiscalía".

La IP recordó diversas noticias falsas lanzadas por medios de comunicación de la región, como que el candidato del correísmo contaba para su campaña con fondos procedentes del guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) colombiano, y recordó que "Ecuador tiene una larga tradición de 'guerra jurídica' contra las fuerzas progresistas".

Además, afirmó que no existe ninguna "base legal" para el "recuento", y tampoco "evidencia de fraude que lo justifique".

Entre otras y otros, firman la declaración, además de Gómez Alcorta, Celso Amorim (Brasil), Noam Chomsky (EEUU), Jeremy Corbyn (Reino Unido), Sevim Dagdelen (Alemania), Adolfo Pérez Esquivel, Aníbal Fernández, Victor Hugo Morales y Juan Calos Monedero (España). (Télam)