Los funcionarios públicos de Perú que cometan delitos de corrupción mientras dure el estado de emergencia sanitaria podrán ser sancionados hasta con la inhabilitación perpetua para ejercer cargos, según lo establece una ley publicada hoy.

La norma, publicada en el diario oficial El Peruano, alcanza a quienes incurran en delitos de colusión, peculado y malversación durante el estado de emergencia sanitaria o calamidad pública.

También pena a quienes con su accionar en esa clase de ilícitos comprometan “la defensa, la seguridad o la soberanía nacional”, según la agencia de noticias Andina.

La ley, que modifica diversos artículos del Código Penal, prevé asimismo la pena de inhabilitación de por vida para los funcionarios que incurran en financiamiento del terrorismo y lavado de activos.

Perú se apresta a terminar el mes con mayor cantidad de muertos por coronavirus desde el comienzo de la pandemia, en medio de un proceso electoral afectado, entre otras cosas, por el escándalo causado por la revelación de que 487 personas -en su mayoría, funcionarios y sus cónyuges- fueron inmunizados antes de que comenzara a vacunarse a la población en general.

En lo que va de abril fallecieron por coronavirus 8.255 personas, informó hoy el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (CDC), según la agencia Sputnik.

Hasta ahora, el mes con más defunciones por Covid-19 había sido junio de 2020, con 8.165.

Paralelamente, el departamento amazónico Loreto -la región de mayor superficie, en el extremo noreste del país- registró una disminución de 80% de los nuevos contagios, según su director de Salud, Carlos Calampa.

El funcionario subrayó que Loreto tenía hoy solamente 127 casos activos de coronavirus y 30 pacientes conectados a respiración mecánica.

Andina recordó que sin embargo no es la primera vez que Loreto logra revertir la tendencia negativa, después de haber registrado picos de hasta 1.300 contagios semanales el año pasado.

Perú acumulaba desde el comienzo de la pandemia 1.775.062 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 53.140 personas tenían la infección activa (15.211 de ellas estaban hospitalizadas) y 60.416 murieron por la enfermedad, según el último balance del Ministerio de Salud, publicado anoche.

En ese contexto, las patologías visuales “asociadas a ojo seco y fatiga ocular”, que antes de la pandemia afectaban a 12,5% de los pacientes, ahora incluyen a 50%, “a raíz del teletrabajo”, informó el Seguro Social de Salud (Essalud). (Télam)