(Por Camil Straschnoy, enviado especial)

Tras organizar la cumbre, Indonesia ahora va por los Juegos Olímpicos 2036

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, anunció hoy que el país prepara su candidatura para ser sede de los Juegos Olímpicos de 2036, envalentonado por la organización de la cumbre del G20 que concluyó hoy.

"Transmito la voluntad y la disposición de recibir los Juegos Olímpicos de 2036", dijo el mandatario, conocido localmente como “Jokowi”, en una declaración en Bali al margen del foro internacional.

Widodo anticipó que la ciudad candidateada será Nusantara, la futura capital de Indonesia que está en construcción y que, según está planificado, será inaugurada en agosto de 2024. Ubicada en la isla de Java, reemplazará a la congestionada Yakarta.

-----

Pocas habilidades en jardinería entre los líderes del G20

Al arrancar el segundo y último día de la cumbre en Indonesia, los líderes plantaron manglares, un árbol de la zona que cumple un rol clave en la mitigación del cambio climático global, en un acto simbólico para demostrar la preocupación sobre el tema.

Los agujeros en la tierra y las macetas ya estaban preparados en el parque Taman Hutan Raya Ngurah Rai de Bali. Sin embargo, al momento de hacer el trabajo, demostraron sus pocas habilidades en jardinería.

A algunos de los líderes les costó tapar los plantines, y otros, como el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, se quedaron mirando sin saber qué hacer. Incluso a algunos se les cayó la pala que les brindó la organización.

----

La lluvia torrencial llegó con el fin de la actividad

El pronóstico meteorológico indicaba tormentas eléctricas durante la llegada de los líderes y las dos jornadas de la cumbre. Sin embargo, todo el foro en Indonesia se realizó con mucho calor y humedad pero sin lluvias, con excepción de una pequeña llovizna muy aislada ayer.

El aguacero finalmente llegó hoy, casi al mismo tiempo que terminaron los debates y se realizaba la entrega de la presidencia del G20 a India, acto que dio formalmente concluido al foro internacional.

La temporada de lluvias en Bali es de noviembre a marzo, producto de un viento monzónico suave que provoca igualmente tormentas. (Télam)