Unos 3.000 habitantes y un centenar de miembros de una organización de autodefensa exigieron hoy en Pantelhó, una localidad de Chiapas, en el sur de México, la anulación de las elecciones del pasado 6 de junio, y advirtieron que no aceptarán la asunción del intendente electo por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Los vecinos, en su mayoría indígenas, sumados a hombres armados del grupo Autodefensas del Pueblo El Machete, definieron en una asamblea que "el pueblo en general elegirá a nuestras autoridades locales por usos y costumbres, pues queremos paz, democracia y justicia en Pantelhó, sin crimen organizado, narcotraficantes, sicarios, narcopolíticos y sin invasión de terrenos o bienes comunales", según informó el medio local La Jornada.

Una mujer indígena con pasamontañas y traje regional leyó el documento oficial de las 86 comunidades participantes, dirigido entre otros al presidente Andrés López Obrador, y después fueron recibidos con aplausos y ovación unos 120 hombres armados, algunos solo con machetes.

"Hemos levantado la voz por el dolor y el sufrimiento que hemos padecido a causa de la injusticia, de la violación de nuestros derechos y de la muerte de más de 200 hermanos indígenas desde hace 20 años", explicó la mujer, según la agencia de noticias Europa Press.

"La voz del pueblo indígena trabajador del campo se ha cansado de tantas violencias, de tantas injusticias y amenazas en diferentes comunidades de nuestro municipio por parte de este grupo de delincuentes organizados", afirmó en referencia a los ataques del grupo conocido como Los Herrera, a los que acusa de narcotráfico.

Por su parte, uno de los hombres mayores de la asamblea denunció que el pueblo vive amenazado y distanció a su comunidad del narcotráfico.

“No queremos más sicarios ni narcotraficantes; Pantelhó no vive del narco, sino de su maíz, frijol, cafetales y del trabajo en el campo; el 1 de octubre tendremos nuevas autoridades, pero la gente decidirá", sentenció. (Télam)