El principal movimiento indígena de Ecuador empezó hoy un ciclo de protestas contra el Gobierno del presidente conservador Guillermo Lasso, bloqueando rutas en varias provincias para exigir una baja en los precios de combustibles, informaron autoridades locales.

Las manifestaciones comenzaron a la medianoche, dijo a la prensa el ministro de Defensa, Luis Lara, quien agregó que "hay cierre de vías en algunas partes del país".

Convocados por la mayoritaria Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), los aborígenes mantenían vías bloqueadas con neumáticos en llamas y barricadas levantadas con tierra, piedras y árboles en al menos siete de las 24 provincias ecuatorianas, incluida la andina Pichincha -cuya capital es Quito-, de acuerdo con el servicio estatal ECU911.

Los accesos hacia la capital ecuatoriana estaban bloqueados por manifestantes, según el comandante de la Policía, general Fausto Salinas, quien hizo un llamado a la paz. "No podemos parar al país", expresó a la prensa.

Lasso, quien asumió hace un año, advirtió anoche que no permitirá el bloqueo de carreteras ni la toma de pozos petroleros durante las protestas, reportó la agencia de noticias AFP.

La opositora Conaie reclama contra lo que considera altos precios de combustibles, la falta de empleo y control de precios de los productos agrícolas y la entrega de concesiones mineras en territorios nativos.

Desde 2020, los precios de los combustibles eran revisados mensualmente, por lo que el galón estadounidense de diésel (unos 3,78 litros) casi se duplicó al pasar de 1 dólar a 1,90 y el valor de la gasolina corriente subió un 46%, de 1,75 a 2,55 dólares.

Lasso congeló los precios para desactivar los reclamos indígenas. La Conaie reclama que los precios se reduzcan a 1,50 dólares para el diésel y a 2,10 para la gasolina de 85 octanos. (Télam)