Un grupo de indígenas colombianos de la etnia misak intentó derribar hoy una estatua de Cristóbal Colón, ubicada en las cercanías del Aeropuerto El Dorado de la capital Bogotá, como parte de las marchas y protestas convocadas para esta jornada por el Comité Nacional del Paro (CNP) tras el fracaso del diálogo con el Gobierno.

"Un grupo de comunidades indígenas intentaron derribar la estatua de Cristóbal Colón en la Avenida el Dorado. La Policía debió intervenir para evitar que la tumbaran", informó la Secretaría de Gobierno de Bogotá.

Tras el intento fallido, la alcaldesa Claudia López invitó a la comunidad misak a dialogar.

"Apreciados amigos de la comunidad misak, bienvenido un debate pacífico y democrático sobre la transformación cultural y de símbolos de nuestra historia, pero no por tomas violentas, que tanto daño han hecho, sobre todo a sus propios pueblos. La transformación cultural es de todos", escribió López en Twitter.

Los indígenas también intentaron derribar una estatua de Isabel I la Católica, la líder política que financió la sangrienta conquista de esta parte del continente americano, también ubicada cerca de la de Colón.

Todo esto sucedió en una jornada en la que el CNP convocó a una "Toma de Bogotá", como parte de las movilizaciones que desataron una crisis política en el país hace más de un mes.

La jornada comenzó esta mañana con una serie de manifestaciones y bloqueos en varios puntos de la ciudad, lo que en este momento afecta el tránsito de colectivos del sistema de transporte masivo Transmilenio y hay 49 estaciones fuera de servicio, según reportó esa compañía, informó la agencia de noticias Sputnik.

Asimismo, la Secretaría de Movilidad de Bogotá sostiene que la circulación de vehículos alrededor del Aeropuerto El Dorado y en el noroccidente de la ciudad es limitada debido a manifestaciones.

Según las autoridades, para la jornada se prevén 26 actividades de protesta en la ciudad.

La crisis en Colombia comenzó el 28 de abril por una reforma tributaria promovida por el Gobierno, que luego tuvo que retirar.

Lejos de frenar las protestas, estas se profundizaron con reclamos generales contra las políticas del Gobierno de Iván Duque, como más trabajo y un mejor acceso a la salud.

Las manifestaciones se mantienen a diario con jornadas más intensas que otras, luego que la organización más visible detrás de las protestas, el CNP, interrumpiera días atrás negociaciones que llevaba adelante con el Gobierno.

El lunes llegó al país la misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con el objeto de verificar la situación de los derechos humanos tras las protestas que llevan cerca de 40 días y causaron más de 60 muertos. (Télam)