India registró un récord diario de casos de coronavirus con más de 145.000 nuevos positivos, con epicentro en el estado de Maharashtra y su capital Bombay, que entraron hoy en un confinamiento de fin de semana para intentar mitigar los contagios ante la escasez de vacunas y de camas de hospital.

El Ministerio de Salud de India reportó hoy 145.384 nuevos positivos, la quinta cifra diaria de la última semana que supera el umbral de los 100.000 contagios.

Con estas cifras, el total de contagios desde el inicio de la pandemia en India es de más de 13,2 millones, mientras que el número de muertos es de 168.436, tras sumar 794 nuevos fallecidos en la última jornada, informó la agencia de noticias Europa Press.

Es el tercer país con más casos en el mundo detrás de Estados Unidos y muy cerca de Brasil.

Respecto al plan de vacunación, se administraron más de 98 millones de dosis mientras que 12,3 millones de personas recibieron las dos dosis desde que comenzó la campaña el 16 de enero.

En este contexto, el ministro principal del estado indio de Rajastán, Ashok Gehlot, alertó de la escasez de fármacos y pidió un suministro "inmediato" al primer ministro de India, Narendra Modi, según recoge The Indian Express.

En la megaurbe de Bombay, los 72 centros de vacunación privados estuvieron cerrados hasta el martes, mientras que el horario de apertura se redujo en los centros gubernamentales y municipales, según las autoridades.

"Si no recibimos más existencias para el domingo, incluso los centros gubernamentales cerrarán a partir del lunes", declaró a los medios locales la responsable de salud de la ciudad, Mangala Gomare.

El Gobierno central intenta evitar a toda costa un confinamiento duro, como el del año pasado, que causó una pobreza generalizada y una enorme crisis económica.

Sin embargo, muchos estados están presionando para ello, en particular Maharashtra y su capital, Bombay, donde los restaurantes están cerrados y las reuniones públicas de más de cinco personas fueron prohibidas.

Todos los fines de semana, hasta finales de abril, los 125 millones de habitantes del estado tendrán que quedarse confinados en sus casas, excepto para comprar comida, medicamentos o para viajar. (Télam)