La ex ministra de Sanidad francesa, Agnès Buzyn, fue imputada por actuar con negligencia durante la pandemia de coronavirus en su país. La acusación que salpica a Buzyn y a otros responsables del gobierno se centra en "indicaciones contradictorias" sobre medidas preventivas, que, supuestamente, pusieron "en peligro la vida de otros".

El procedimiento contra la ex ministra podría salpicar a otros responsables como el actual ministro del área, Olivier Véran, y contra el ex primer ministro Édouard Philippe. Buzyn es responsabilizada de dar directrices contradictorias en torno a cuestiones como el uso de las mascarillas, los fallos de gestión y la insuficiente protección del personal sanitario que atendía a los pacientes

La ex ministra tiene 58 años, es una hematóloga de prestigio y ejerce como profesora universitaria. Dejó el Gobierno a mediados de febrero del 2020 para ser candidata del partido de Emmanuel Macron, La República en Marcha (LREM), a la alcaldía de París, y en las elecciones sufrió una dura derrota.

De acuerdo con la información brindada por el diario La Vanguardia, Buzyn compareció durante más de nueve horas ante el Tribunal de Justicia de la República, la instancia judicial que se ocupa de casos en los que están implicados miembros del Gobierno en el ejercicio de sus funciones.

Durante su declaración, advirtió que era "una excelente oportunidad para restablecer la verdad de los hechos", mientas destacó que "el Gobierno hizo mucho para preparar esta crisis sanitaria mundial que todavía dura".

La imputación de Buzyn es una mala noticia para el presidente Macron, a siete meses de las elecciones al Elíseo, ya que puede fagocitar las críticas sobre la gestión de la pandemia, que ha provocado hasta ahora la muerte de más de 115.000 personas en aquel país. AMR NA