El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, declaró hoy que no obstaculizará la introducción de sanciones contra Rusia mientras estas no pongan en peligro la seguridad energética del país.

"En aras de la unidad europea, Hungría no opondrá trabas a las sanciones mientras no pongan en peligro la seguridad energética de la propia Hungría", dijo Orban, durante un discurso tras su reelección en el Parlamento, informaron el canal M1 y la agencia de noticias Sputnik.

"Europa está convencida de que con las sanciones podrá poner de rodillas a Rusia. Eso es posible solo en el papel, muchos políticos 'papeleros' aducen pruebas teóricas de eso, pero por mucho que me esfuerce recodar, no me viene a la mente ningún bloqueo continental que fuese eficaz. Pero vi cómo se hundían quienes lo introducían", agregó.

De acuerdo con el premier, Bruselas abusa del poder, reduce las competencias de los países miembros de la UE e intenta imponer a Hungría, que no cede ante su presión, una cultura y una ideología ajenas.

"Nosotros seguimos sin permitir la entrada a los inmigrantes, no autorizamos propagar las ideologías de genero y rechazamos medidas económicas que podrían destruir a las familias húngaras", precisó Orban.

El primer ministro subrayó que Hungría forma parte de la Unión Europea (UE) y está interesada en seguir siendo miembro durante el próximo decenio, pero la distancia cultural entre Bruselas y Budapest aumenta.

"Somos miembros de la Unión Europea no porque es así como es, sino para que sea como podría ser", subrayó.

Las declaraciones de Orban se producen diez días después de que dijera en una entrevista radial que la propuesta de la Comisión Europea (CE) para cortar drásticamente las importaciones de petróleo ruso habían cruzado "una línea roja".

Occidente ya impuso numerosas sanciones a Rusia como respuesta de su invasión a Ucrania y varias compañías declararon que abandonarían el mercado ruso, algo que para el canciller de Rusia, Serguei Lavrov, era consecuencia de una colosal presión.

El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó que la política de contención de Rusia forma parte de la estrategia occidental a largo plazo y aseguró que las sanciones hicieron un serio daño a toda la economía mundial.

Occidente persigue el objetivo de empeorar la vida de millones de personas, señaló Putin, y agregó que con los acontecimientos que se desarrollan hoy "se pone fin al dominio global de Occidente en la política y la economía". (Télam)