La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) afirmó hoy que Israel es culpable de los crímenes internacionales de "apartheid" y "persecución" dadas sus políticas discriminatorias hacia los palestinos, tanto al interior de sus fronteras como en los territorios ocupados.

En un amplio informe de 213 páginas, la ONG con sede en Nueva York se une a un número creciente de analistas y grupos humanitarios que ven al conflicto no sólo como una disputa por el territorio, sino como un régimen en el que a los palestinos -que constituyen casi la mitad de la población de Israel, Cisjordania y Gaza- se les niega sistemáticamente los derechos básicos otorgados a los judíos.

"Basándose en sus investigaciones, Human Rights Watch concluye que el Gobierno israelí mantiene una dominación deliberada de la población judía israelí sobre los palestinos en todo Israel y en los territorios ocupados", señala el informe publicado este martes.

Cuando esta "dominación deliberada" se suma a una "opresión sistemática" y a "actos inhumanos" "se trata de un crimen del apartheid", concluye HRW, al precisar que se basó en la definición legal del vocablo y no en una comparación con la política ejercida en Sudáfrica con criterios raciales.

Si bien algunas organizaciones israelíes ya calificaron de "apartheid" a las políticas de Israel hacia los palestinos, es la primera vez que una ONG de renombre internacional emplea dicho término.

No obstante, el Gobierno israelí volvió a rechazar las acusaciones, a las que calificó de "propaganda".

Antes incluso de la publicación del reporte, el canciller israelí, Gabi Ashkenazi, dijo que se trataba de un "panfleto de propaganda", sin ninguna vinculación con "los hechos o la verdad" y redactado por una organización movida "desde hace tiempo por una agenda antiisraelí", reportó la agencia de noticias AFP.

Por el contrario, la Autoridad Nacional Palestina consideró que el informe es un "testimonio fuerte y creíble del sufrimiento de los palestinos".

"Llevamos años diciendo que estamos cerca del apartheid (en Israel/Palestina) y creo que ahora está claro que se ha cruzado el umbral", declaró Omar Shakir, autor de este extenso informe.

El "umbral" al que se refiere el responsable se ha cruzado, según él, con el aumento de las colonias israelíes en Jerusalén Este (la parte oriental de la Ciudad Santa, ocupada en 1967 por Israel y anexionada posteriormente) y en Cisjordania, también ocupada.

El autor del reporte estimó que hay casi 700.000 colonos israelíes viviendo en estos asentamientos, que iban a ser "temporales" y se han convertido en construcciones "permanentes" por falta de acuerdo para el reconocimiento de un Estado palestino.

En su informe, la ONG cita también las restricciones de movimiento, las confiscaciones de tierras, el traslado forzoso de población, la negación de los derechos de residencia y la suspensión de derechos civiles como ejemplos de los abusos que Israel comete hacia los palestinos.

La decisión de HRW de utilizar un término tan sensible como "apartheid" y de calificar de "persecución" las políticas israelíes hacia su población árabe y hacia los palestinos se produce semanas después de que la Corte Penal Internacional (CPI) anunciara la apertura de una investigación sobre presuntos crímenes cometidos por Israel desde 2014 en los territorios ocupados.

Una iniciativa que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó la de "antisemita". (Télam)