La legisladora porteña Laura Velasco, quien integra una delegación de dirigentes argentinos que viajó a Bogotá para verificar la situación de los derechos humanos en Colombia, dijo hoy que entre las autoridades de ese país

hubo "una decisión clara" de negar el acceso a Juan Grabois, quien era el "principal dirigente" del grupo.

"Había una definición clara de impedir el ingreso al país de Juan Grabois. El Gobierno colombiano no quiere que tenga repercusión internacional lo que sucede acá, pero está pasando lo contrario", dijo la legisladora en comunicación con Radio del Plata desde Bogotá.

Ayer, Colombia le negó el ingreso al dirigente social Grabois, quien formaba parte de una delegación de observadores con la misión de relevar la situación de derechos humanos en medio de la represión a las protestas en el país latinoamericano.

"Somos una delegación argentina de 22 personas. Algunas ingresamos con pasaporte y otros con DNI porque Colombia es parte del acuerdo Mercosur", explicó Velasco.

"Lo del pasaporte vencido es mentira", dijo en referencia a lo que indicó el comunicado emitido desde el Ministerio de Exteriores colombiano para informar del rechazo al ingreso al país de Grabois, y justificó: "Juan ingresó con el DNI, que estaba correcto".

"Cuando vieron su nombre, lo llevaron a una oficina y dieron cuenta del Decreto 1727/2020, por el cual el Gobierno colombiano tiene derecho de admisión por una cuestión soberana. No dieron ninguna razón y a posteriori dijeron que hubo por parte de Juan agresiones al personal de migraciones, cosa que no fue así", afirmó la legisladora.

"La respuesta del Gobierno colombiano es no escuchar, sino enfrentar con armamento de guerra".

Velasco también denunció que Grabois recibió agresiones por parte de "una persona en particular de Migraciones que lo empujó".

"Había cámaras de seguridad así que debería tenerlo registrado el propio Gobierno", dijo.

Además, señaló que la situación en Colombia es "gravísima" y detalló que la delegación "está desde las 7 de la mañana recogiendo denuncias de violaciones a los derechos humanos".

"Desaparición de personas, cuerpos mutilados en el rio de jóvenes que estaban desaparecidos, situaciones de mujeres violadas, violencia sexual, violencia de género y muertes", son algunas de las denuncias recibidas, enumeró.

"La respuesta del Gobierno colombiano es no escuchar, sino enfrentar con armamento de guerra", concluyó la legisladora. (Télam)