El historial de los candidatos a cargos públicos en Hong Kong será investigado, informó hoy la máxima responsable de justicia del territorio, después de que China anunciara una revisión para garantizar que sólo los "patriotas" dirijan la ciudad.

Beijing impuso el martes cambios radicales en el sistema electoral de Hong Kong, el último paso en la represión del movimiento democrático de la ciudad, tras las masivas y a menudo violentas protestas de 2019.

Las últimas enmiendas a la Ley Básica, la mini Constitución de Hong Kong, garantizaron que la mayoría de los legisladores sean seleccionados por un comité pro Beijing, y que todos los candidatos sean investigados por agentes de seguridad nacional.

La secretaria de Justicia de Hong Kong, Teresa Cheng, declaró a la emisora pública RTHK que el comité examinará "todo el material relacionado con los candidatos", incluido todo lo que sea "sospechoso de haber afectado a su lealtad y fidelidad".

Cheng dijo que no había ninguna restricción sobre lo que se podía revisar, informó la agencia de noticias AFP.

Los dirigentes chinos actuaron con decisión para reforzar su control sobre el centro financiero internacional, desmantelando los limitados pilares que reivindican las masivas protestas que estallaron hace dos años.

El año pasado, las autoridades centrales chinas impusieron la Ley de Seguridad Nacional que ilegalizó a gran parte de la disidencia.

La norma, que introdujo los mayores cambios al marco legal y el modo de vida de Hong Kong desde que la antigua colonia británica fue devuelta a China en 1997, fue sancionada por la Asamblea Nacional Popular, el Parlamento chino.

Sus críticos consideran que asesta un golpe mortal al régimen de libertades que China se comprometió a garantizar hasta 2047 en el territorio autónomo.

(Télam)