Hombres y mujeres fueron de nuevo autorizados a comer juntos en los restaurantes de Herat, la tercera ciudad más grande de Afganistán, apenas dos días después de que las autoridades intentaran imponer una segregación de sexos, informaron hoy algunos establecimientos.

"Se levantaron las restricciones y los restaurantes pueden autorizar, de nuevo, que las familias coman juntas", declaró Jawad Tawangar, recepcionista en un restaurante de Herat, citado por la agencia de noticias AFP.

La anulación de la medida se da luego que el pasado jueves un funcionario local del Ministerio de Promoción de la Virtud y de la Prevención del Vicio -responsable de aplicar la ley islámica-, Riazullah Seerat, informara que las autoridades habían ordenado la segregación de hombres y mujeres en los restaurantes.

Según dijo, los dueños de los establecimientos fueron avisados verbalmente de la norma, que también debía aplicarse entre esposos.

Sin embargo, las autoridades talibanas negaron este sábado haber impuesto tal prohibición.

"Esas informaciones son infundadas y falsas, lo negamos completamente (...) Nunca se ordenó nada de eso", afirmó en un comunicado Mohammad Sadeq Afik Muhajir, vocero nacional del Ministerio de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio.

Los afganos "pueden ir libremente con su familia al restaurante, comer, beber un té [...], no hay ningún problema. Esos rumores son absolutamente infundados y falsos", insistió.

Sin embargo, según Tawangar, los talibanes sí que pusieron en marcha esa medida, "lo que, desgraciadamente, causó problemas en los restaurantes", que tuvieron que disculparse con muchos clientes por no poder dejarlos comer juntos.

"Durante varios días, no pudimos dejar que las familias se sentaran juntas a comer, pero ahora el problema está resuelto y todo ha vuelto a la normalidad", confirmó Zia ul Haq, propietario de otro restaurante de Herat.

Desde que llegaron al poder el pasado agosto, los talibanes han ido reduciendo las libertades de las mujeres, imponiendo formas de segregación entre ambos sexos, en virtud de su interpretación de la ley islámica. (Télam)