La familia del exvicepresidente paraguayo Óscar Denis, secuestrado por el EPP hace siete meses, reveló hoy que descubrió un supuesto campamento de la guerrilla, tras haber emprendido por su cuenta rastrillajes y la búsqueda de elementos que puedan ayudar a encontrar al dirigente.

También la familia del policía Edelio Morínigo, secuestrado hace seis años, hace búsquedas por su cuenta en el norte del país, zona de actuación del denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Las hijas del exvice Denis informaron sobre la localización de un campamento del EPP durante uno de sus recorridos.

El lugar fue reconocido por Adelio Mendoza, colaborador de Denis, que estuvo secuestrado algunos días y luego fue liberado.

En las fotos publicadas por el sitio del diario Última Hora se ven latas y botellas en una suerte de chozas y cuevas hechas de ramas y tierra.

"Siempre estamos exigiendo resultados al Gobierno y siempre estamos preguntando; para nosotros son siete meses de angustia y para la familia de los otros secuestrados ya son años", explicó en conferencia de prensa Beatriz Denis, hija del secuestrado.

La madre de Morínigo, Obdulia Florenciano, dijo en comunicación con el diario Última Hora, que su hijo ya fue olvidado por las autoridades, y por eso las familias recurren a “medidas desesperadas ante la falta de resultados” por parte de los organismos de seguridad.

Florenciano reseñó que en una de las incursiones en el monte hallaron una caleta y adelantó que en los próximos días retomarán los recorridos por la zona.

“Ya perdí toda esperanza en las autoridades. Ya no tenemos comunicación y mucho menos noticias sobre mi hijo. Ellos ya se olvidaron de Edelio”, lamentó.

El 17 de enero del año pasado, un grupo de familiares, vecinos y amigos de Morínigo ingresó a la zona boscosa en la estancia Macchi Cué, ubicada en la localidad de Arroyito, Departamento de Concepción, donde el policía fue visto por última vez.

Denis fue secuestrado junto a su colaborador Mendoza hace siete meses en inmediaciones de la estancia Tranquerita, en los límites de los departamentos de Concepción y Amambay. Su empleado fue liberado días después.

La familia Denis no sabe nada del expolítico liberal y suplica por una comunicación por parte de los secuestradores.

La única vez que los secuestradores se comunicaron con la familia fue para pedir que realicen una donación de víveres a comunidades por 2 millones de dólares. (Télam)