El primer ministro de Haití, Ariel Henry, dispuso una reforma integral de su gabinete, dos meses después de la adopción del acuerdo para la gobernanza pacífica, y en medio de las presiones de aliados y detractores, en busca de generar un entorno “seguro y estable”.

"Una de las principales tareas de este Gobierno es crear un entorno seguro y estable para la organización de consultas populares para la adopción de una nueva Constitución y la elección de los nuevos representantes elegidos que tendrán que gestionar nuestro país tanto a nivel nacional como local", dijo Henry durante el discurso de instalación.

El nuevo gabinete es resultado de negociaciones entre las fuerzas aliadas, que hasta amenazaron con pasarse a la oposición y que hasta horas antes de la ceremonia bloqueaban la formación del Ejecutivo, según reseñó la agencia Sputnik.

El tironeo llegó al punto de que el Sector Democrático y Popular le mandó una carta a Henry en la que advirtió que no cohabitaría con representantes del Partido Haitiano Te Kale (PHTK, de derecha), que dirigió el país en la última década.

Según el Miami Herald, el texto decía que Sector Democrático “no participaría en un gobierno dominado por aquellos que han destruido el país durante los últimos diez años”.

Del PHTK es el nuevo titular de Planificación y Cooperación Externa, Ricard Pierre, mientras Nesmy Manigat regresa como responsable de Educación y Jean Victor Géneus, exembajador en Bahamas, sustituyó al canciller Claude Joseph, probablemente la figura más conocida del gabinete saliente.

Click to enlarge
A fallback.

Otras designaciones son las de Alix Larsen en Salud y Berto Dorce en Justicia.

Después del Acto, Henry publicó algunos tuits en los que destacó que la nueva administración se acerca a una etapa decisiva para el pueblo haitiano que significaría la adopción de una nueva Constitución y la convocatoria a elecciones libres.

“Con la instalación de un nuevo gobierno, estamos entrando en una nueva etapa decisiva en el período intermedio. No le digo nada a nadie diciendo que una de las principales tareas de este gobierno es crear un ambiente seguro y estable, propicio para la organización de consultas populares para la adopción de una nueva Constitución y la elección de los nuevos representantes electos que deberán gestionar nuestro país tanto a nivel nacional como local”, señaló.

Anunció que desde mañana trabajará para “implementar las autoridades previstas en el acuerdo”.

“Quiero tranquilizar a los sectores que, debido a la inseguridad, han dudado en participar en la creación del CEP, de la Asamblea Nacional Constituyente, y la Autoridad de Vigilancia y Control, y decirles que estamos trabajando para solucionar este problema. Tenemos que empezar a prepararnos para los plazos ahora”, remarcó.

Henry, un neurocirujano de 74 años, asumió el poder poco después del magnicidio del entonces presidente Jovenel Moise. (Télam)