La conferencia de las partes (COP27) sobre cambio climático, que se celebra este año en Egipto, acoge a más de 600 lobbistas de las energías fósiles, lo que equivale a más de un 25% de aumento de la presencia de ese sector en relación al evento del año pasado en el Reino Unido, denunciaron hoy organizaciones ecologistas.

"636 lobbistas de las energías fósiles, afiliados a algunos de los mayores contaminadores del petróleo y el gas, se han inscripto para las conversaciones sobre el clima en la COP27", indicó la organización ecologista y humanitaria Global Witness en un comunicado que está acompañado por otras asociaciones.

"Eso significa que asisten a las conversaciones incluso más lobbistas de combustibles fósiles que en Glasgow el año pasado. También hay el doble de lobbistas de combustibles fósiles que delegados de la circunscripción oficial de la ONU para los pueblos indígenas", se quejó la organización en un comunicado difundido a través de su cuenta de Twitter.

La nota subraya que "no se puede permitir" que las compañías de combustibles fósiles "retrasen y promuevan" soluciones tecnológicas "cuestionables" para continuar con sus negocios.

Por ello, Global Witness, junto a Corporate Accountability y Corporate Europe Observatory, llamaron la atención sobre el conflicto de intereses y reclamaron políticas que restrinjan el papel de los lobbistas, tales como las que se han impuesto a la industria tabacalera en discusiones de salud pública.

Global Witness destacó que el cálculo de 636 operadores es "conservador" porque está basado en lo que los delegados dan a conocer en las conversaciones y muchos optan por no revelar sus vínculos.

"Tampoco hemos incluido a los muchos cabilderos de otras industrias estrechamente vinculadas a los combustibles fósiles o fuertemente implicadas en la crisis climática, como la industria financiera, las grandes agroindustrias o la industria petroquímica", resalta la nota.

El contingente más numeroso proviene de Emiratos Árabes Unidos, que acogerá la COP28 el año que viene, seguido de Rusia. Pero más de una decena de países incluyeron a representantes de esa industria en sus contingentes.

Canadá incluyó en su delegación oficial a ejecutivos de una compañia de oleoductos, Enbridge, que mueve alrededor de 760.000 barriles de petróleo al día a los Estados Unidos, muchos de ellos de proyectos de arenas bituminosas, también llamadas arenas de petróleo, compuestas por una mezcla de arena y otras sustancias como el alquitrán u otros residuos de antiguos brotes de petróleo.

Una investigación de 2021 realizada por el diario británico The Guardian descubrió que Enbridge estaba pagando millones de dólares a la policía estadounidense por arrestar y vigilar a cientos de manifestantes que se oponen a la construcción de su oleoducto Línea 3.

"Hay grandes delegaciones de la industria del petróleo y del gas, algunos incluso forman parte de las delegaciones nacionales, y hay gobiernos de los países del Norte que acuden para buscar oportunidades petroleras y gasíferas en África, con grandes delegaciones", dijo a la agencia de noticias AFP Thuli Makama, de Oil change international, una organización enfocada en exponer los costos reales de los combustibles fósiles.

"Los países africanos están, por su parte, representados por un puñado de responsables de cada país", agregó.

La COP27 reunió este año a cerca de 45.000 personas, según las cifras de la presidencia egipcia, anfitriona del evento.

Como en ediciones anteriores, la COP27 es escenario de centenares de reuniones y seminarios abiertos a todos los participantes, cuya temática prácticamente exclusiva es la amenaza del cambio climático y las alternativas para enfrentarlo, en particular la transición energética.

(Télam)