Una mochila con una computadora portátil, ropa y libros fue encontrada colgada de un árbol en la zona donde se está buscando al corresponsal inglés Dom Phillips y el experto indigenista brasileño Bruno Pereira, desaparecidos hace una semana en el extremos oeste de la selva amazónica brasileña tras haber sido amenazados por supuestas mafias que actúan invadiendo reservas indígenas, informó este domingo el cuerpo de bomberos del estado de Amazonas.

La mochila pertenecería a uno de los dos desaparecidos, dijo un dirigente indígena que había estado con ambos el domingo pasado en un aldea del Vale do Javari, extremo oeste de Brasil en la frontera con Brasil y Perú.

El material encontrado fue encontrado por el Cuerpo de Bomberos de Amazonas y enviado para pericias.

El material fue hallado cerca de la casda de Amarildo Costa de Oliveira, el hombre detenido vinculado al caso.

Fueron encontradas ojotas, pantalones, medias y remeras, informó el coordinador de los bomberos de la ciudad de Atalaia do Norte, Barbosa Amorim.

La mochila estaba atada en un área llamada bosque inundado, como se conoce cuando la selva se transforma en un gran lago en la época de lluvias.

Phillips, colaborador de varios medios de habla inglesa como The Guardian, y Pereira, funcionario en licencia de la gubernamental Fundación Nacional de Indio, estaba en la región como parte de un proyecto de la redacción de un libro sobre la supervivencia de los indígenas ante las amanezas en la región.

Se habían trasladado en barca al lago Jaburu y debían volver a Atalaia do Norte la mañana del domingo. La última vez que se les vio fue en Sao Gabriel, no muy lejos de su destino.

La Policía Federal admitió el miércoles que no descarta "ninguna línea de investigación", incluida la del homicidio, en una región considerada "peligrosa".

La región ha sufrido por la reducción de los órganos de fiscalización ambiental y protección indígena ante el avance de los pescadores y cazadores ilegales además de la preasencia de grupos criminales que usan la región como ruta de la cocaína hacia Brasil desde Perú y Colombia.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos criticó al gobierno de Brasil por haber reaccionado en forma tardía para buscar a los desaparecidos.

Este domingo hubo protestas en Río de Janeiro, Brasilia y Belém, capitald el amazónico estado de Pará, por los dos desaparecidos en la selva amazónica.

El presidente Bolsonaro había dicho que el viaje de los profesionales habóia sido una "aventura" y deslizó que pudieron haber sido "ejecutados" por tratarse de una región conflictiva.

Pereira había sido amenazado de muerte por impedir como agente fiscal la pesca ilegal en la región protegida. (Télam)