España, Francia, Canadá, México y República Dominicana cerraron temporalmente sus embajadas en Haití en prevención de un rebrote de la violencia, informaron medios internacionales.

Esa decisión se conoció inmediatamente tras el anuncio del primer ministro, Ariel Henry, de volver a aumentar el precio de los combustibles, reportó el sitio France24.com.

También Taiwán, cuyo gobierno es reconocido internacionalmente solo por 14 países, entre ellos Haití, informó el cierre de su sede.

En su cuenta de Twitter, el embajador francés en Puerto Príncipe, Fabrice Mauriès, aseguró que "estos eventos" los habían llevado a "cerrar los servicios de la Embajada al público desde ahora hasta nuevo aviso". El diplomático también instó a los franceses en territorio haitiano a limitar sus desplazamientos y a proveerse de artículos de primera necesidad.

La embajada de República Dominicana también recomendó a sus conciudadanos en el país caribeño "guardar prudencia, limitar sus desplazamientos y tener consigo en la medida de lo posible provisiones de primera necesidad".

Por su parte, la delegación española indicó que cierra debido a "las manifestaciones que sigue viviendo Puerto Príncipe" e indicó que la medida permanecerá vigente "hasta nuevo aviso".

En medio de este panorama, un elemento de peso son las bandas criminales, que se apoderaron en buena parte del territorio y se enfrentan por el control de las calles de Puerto Príncipe, con barricadas que bloquean el paso y exponen a los ciudadanos a una inseguridad extrema.

La pugna entre grupos ha dejado en los últimos meses más de 300 muertos y más de 3.000 personas sin hogar.

Además, esto ocasionó que el Gobierno no tenga acceso a todos los territorios ni a todos los sectores de la capital, en una situación que "se muerde la cola", ya que la falta de presencia del Estado fomenta aun más el accionar de actores al margen de la ley.

El martes los disparos en las calles obligaron a los residentes de Puerto Príncipe a resguardarse en sus casas y el miércoles las actividades de las empresas públicas y privadas fueron canceladas debido al incremento de la violencia, en tanto que los colegios aplazaron el inicio de las clases para octubre. El Ministerio de Comunicación de Haití aseguró que la medida anunciada por Henry busca debilitar el poder de las bandas criminales.

"El ajuste del precio de la gasolina es la única forma de acabar con el mercado negro. Se ejercerá acción pública contra quienes participen en el mercado negro, el desvío de productos petrolíferos", publicó la cartera en Twitter.

Violentas manifestaciones, enfrentamientos a balazos y el crimen de dos periodistas marcaron los últimos incidentes ocurridos en Haití.

"Existen numerosos informes de bloqueos de carreteras, neumáticos quemados y lanzamiento de piedras en múltiples lugares del área metropolitana de Puerto Príncipe. Evite todos los viajes innecesarios y permanezca atento porque la situación de seguridad es impredecible", escribió la Embajada de Estados Unidos en Haití, en una alerta de seguridad. INT/AEB/KDV NA