Haití consideró hoy como "fuertes y valientes" las disculpas del presidente de Colombia, Gustavo Petro, por el asesinato del mandatario Jovenel Moise (2017-2021) en julio de 2021 a manos de mercenarios de su país.

"Creo que es un gesto fuerte y valiente que debemos tener en cuenta los haitianos", refirió el ministro de Relaciones Exteriores, Jean Victor Généus, citado por el diario local Le Nouvelliste.

Con más reparos, el ex primer ministro y excanciller, Claude Joseph, agradeció las disculpas, pero señaló que no son suficientes.

"Haití necesita la colaboración total de su Gobierno para ayudarnos a encontrar al autor intelectual detrás del asesinato del presidente Moise", indicó quien fuera primer ministro interino los últimos meses de la gestión del gobernante.

Y se preguntó: "¿Quién los financió? ¿Cómo consiguieron el dinero? ¿Su historial de viajes antes de ese crimen atroz?".

Petro pidió ayer perdón a Haití en un mensaje que se dio más de un año después de que se tuviera conocimiento de que gran parte de los culpables eran mercenarios colombianos.

“Hoy le pedí perdón a Haití por el asesinato de su presidente cometido por mercenarios colombianos”, escribió Petro en su cuenta de la red Twitter.

Se refería a su discurso en la reunión de alto nivel del Grupo Asesor Ad Hoc del Ecosoc sobre Haití con socios del Caribe, en Nueva York.

Además del pedido de disculpas, según fuentes del Ejecutivo colombiano, Petro se comprometió a analizar la cuestión de mercenarios colombianos a menudo contratados desde el exterior, a veces para seguridad privada o para operativos ilegales.

Una veintena de exmilitares colombianos son sospechosos de cometer el magnicidio y la mayoría se encuentran detenidos en la Penitenciaría Nacional, sin que se hayan formulado aún cargos contra ellos.

Por su parte, el colombiano Marco Antonio Palacios, quien escapó a Jamaica tras el crimen, fue llevado a Estados Unidos, donde enfrenta cargos de conspiración para cometer asesinato y de proporcionar apoyo material.

En Haití la investigación ya pasó por cinco jueces de instrucción y casi 15 meses después aún está paralizada, reseñaron las agencias de noticias Sputnik y Europa Press.

Moise fue asesinado el 7 de julio de 2021 en su residencia del barrio Pelerin de la capital Puerto Príncipe por un comando de al menos 28 personas, que le disparó 16 veces e hirió a su esposa.

Ese mismo día fueron detenidos 18 exmilitares colombianos convertidos en mercenarios, aparentemente reclutados por una empresa con sede en Miami. (Télam)