Guinea Ecuatorial anunció hoy la abolición total de la pena de muerte, a partir de la promulgación de una ley en ese sentido de parte del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, según difundió el hijo del mandatario y a la vez vicepresidente, Teodoro Nguema Obiang Mangue, apodado Teodorín.

"Queda totalmente abolida la pena de muerte en la República de Guinea Ecuatorial", señala la ley del nuevo Código Penal, firmada por el jefe del Estado.

La última ejecución oficial en el país había sido en 2014, según la organización Amnistía Internacional, que lleva adelante una campaña en todo el mundo para eliminar esa forma de castigo extremo.

A pesar de sus enormes reservas de gas y petróleo, Guinea Ecuatorial tiene a una gran mayoría de sus 1,3 millones de habitantes viviendo por debajo del lindar de pobreza, según el Banco Mundial.

Obiang, de 80 años, gobierna desde hace 43 años esta antigua colonia española independizada en 1968, una gestión que parece un récord de permanencia si se excluyen las monarquías.

"Lo escribo con letras mayúsculas para sellar este momento único: 'GUINEA ECUATORIAL HA ABOLIDO LA PENA DE MUERTE'", tuiteó el vicepresidente Obiang Mangue.

Previamente adoptada por el Parlamento, donde 99 de 100 diputados pertenecen al partido del gobierno, la ley "entrará en vigor a los 90 días de su publicación en el Boletín Oficial del Estado", precisa el texto, reportaron las agencias Europa Press y AFP.

Guinea Ecuatorial entró en 2014 a la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) -aunque el portugués es solo el tercer idioma oficial- y se comprometió a suprimir la pena de muerte, y a terminar con las torturas y las detenciones extrajudiciales por parte de "los órganos del Estado".

La pena capital sigue vigente en más de 30 países, aunque solo alrededor de la mitad la aplicó en los últimos años. (Télam)