Guatemala negó hoy haber firmado un acuerdo con Estados Unidos para reforzar la vigilancia en sus fronteras de modo de contener a la migración ilegal, como señalaron ayer funcionarias de Washington, que también involucraron en ese entendimiento a México y Honduras.

"Con relación a las declaraciones vertidas recientemente por la vocera de la Casa Blanca, en donde se afirma que Guatemala llegó a un acuerdo con Estados Unidos para la protección de fronteras, aclaramos que no existe ningún documento firmado en torno a esta materia", indicó el gobierno de Alejandro Giammattei en un comunicado.

Ayer, la asistente especial sobre inmigración en el Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca, Tyler Moran, dijo que México, Honduras y Guatemala habían convenido aumentar el patrullaje en zonas limítrofes.

"Hemos alcanzado acuerdos para que pongan más tropas en su propia frontera. México, Honduras y Guatemala han acordado hacer esto", afirmó la asesora del presidente Joe Biden a la cadena MSNBC.

Y después la vocera de Biden, Jen Psaki, confirmó el "compromiso" para aumentar los controles surgió durante discusiones bilaterales recientes y "en curso desde hace tiempo".

Según Psaki, México decidió mantener 10.000 soldados en su frontera sur, lo que "resultó en el doble de interdicciones diarias de migrantes", en tanto Guatemala envió 1.500 policías y militares a su frontera con Honduras, y Honduras desplegó 7.000 policías y militares.

"Los 1.500 elementos de las fuerzas de seguridad a los que se hace referencia en las declaraciones (de Psaki), corresponden al despliegue específico que Guatemala anunció ante la llegada de flujos masivos de personas con características migrantes, en enero de este año", precisó el texto del Ejecutivo de Giammattei, reportado por la estatal Agencia Guatemalteca de Noticias.

A mediados de enero, cientos de policías y militares en el este de Guatemala, cerca de la frontera con Honduras, hicieron retroceder con gases y bastonazos a una caravana de migrantes hondureños.

El comunicado remarca que "desde el año pasado se coordinan también acciones conjuntas con gobiernos de países vecinos, que incluyen despliegue institucional simultáneo en frontera".

Finalmente, el gobierno advirtió que “estas acciones de fortalecimiento en la seguridad fronteriza también tienen como fin reducir la defraudación aduanera en el país”.

También ayer mismo México y Tegucigalpa habían aclarado que mantenían sus acciones propias de controles migratorios.

En el caso de México, el gobierno dijo que "mantendrá el despliegue ya existente de Fuerzas Federales en su zona fronteriza", mientras que el canciller de Honduras, Lisandro Rosales, afirmó que no había "ningún compromiso" con Washington para poner militares en las fronteras. (Télam)