Cinco activistas de derechos humanos fueron asesinados y 551 agredidos en Guatemala durante el primer semestre de 2021, según un informe de un organismo local que promueve la protección de militantes de ese país centroamericano.

La Unidad guatemalteca de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos (Udefegua) advirtió que si se mantiene esa tendencia, 2021 se convertirá en el año con más ataques contra personas, organizaciones y comunidades desde que comenzaron los registros en el 2000.

El coordinador general de la Udefegua, Jorge Santos, señaló que el riesgo creciente que corren estas personas y organizaciones se debe, en buena parte, "a las medidas que ha tomado el mismo Estado para limitar su independencia y criminalizar a actores críticos que actúan desde su autonomía", informó la agencia de noticias Europa Press.

Según el representante del organismo humanitario, desde el Estado están garantizando la "impunidad para los actores que se dedican a imponer un régimen de violencia y corrupción".

Santos manifestó que en Guatemala se está dando un "retroceso democrático" al señalar la expulsión de fiscales, jueces y magistrados independientes, la criminalización de las comunidades que se oponen a proyectos extractivistas o la restricción de libertades fundamentales bajo el pretexto de la pandemia.

Por último, la entidad estima que "el permanente asedio, hostigamiento, acoso y agresiones en contra de quienes defienden los derechos humanos abre la puerta para que se consolide un régimen autoritario" en Guatemala.

La denuncia llega pocos días después de que un grupo de manifestantes de pueblos indígenas que reclaman la renuncia del presidente, Alejandro Giamattei, fuera desalojado violentamente por los vendedores del mercado en el que protestaban.

Según los manifestantes, entre los agresores había enviados del gobierno de ese país. (Télam)