El presidente interino de Venezuela designado por el parlamento, Juan Guaidó, ratificó hoy la intención de que el país vuelva a formar parte del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), del que se retiró años atrás por decisión del gobierno chavista.

"Cumplidos los pasos requeridos, la Asamblea Nacional (AN, parlamento) aprobará el TIAR", afirmó Guaidó en una serie de mensajes publicados este mediodía en su cuenta oficial en Twitter.

A juicio del presidente de la AN y mandatario interino, "ya no queda espacio para la duda, quedó muy claro para el mundo que Venezuela vive una dictadura" luego del informe publicado la semana pasada por el Alto Comisionado de la U para los Derechos Humanos (Acnudh).

Ese documento sostiene que el régimen chavista puso en marcha en la última década una estrategia "orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al gobierno".

Asimismo, el trabajo del Acnudh asegura que hay al menos 793 personas privadas arbitrariamente de libertad y que las fuerzas armadas y de seguridad cometieron 5.287 ejecuciones extrajudiciales en 2018 y 1.569 entre enero y mayo de este año, según datos del propio gobierno chavista.

"Vamos a avanzar en todos los terrenos de lucha; tenemos el legítimo derecho de construir las capacidades y alianzas internacionales necesarias para proteger y defender al pueblo y nuestra soberanía", anunció Guaidó.

"Cumplidos los pasos requeridos, la AN aprobará el TIAR" y "luego de aprobado, nos tocará construir el respaldo de los demás países de la región para este mecanismo cuya aprobación final pasará en la Organización de Estados Americanos (OEA)", agregó el líder antichavista.

Guaidó advirtió que "la transición es irreversible pero no existen soluciones mágicas" y explicó que "tanto el TIAR como los demás mecanismos" a los que recurrirán los adversarios del chavismo "requerirán aumentar la presión interna y externa" contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

El TIAR, suscripto en 1947, es un pacto de defensa mutua que considera que "un ataque armado por cualquier Estado contra un país americano será considerado como un ataque contra todos los países americanos" y obliga a los firmantes a "ayudar a hacer frente" a dicha agresión.

Los suscribieron solo 24 de los 35 países miembros de la OEA, y seis de aquellos renunciaron luego (México, en 2002, y Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, en 2012). (Télam)