Las acciones de grupos extremistas, como La Resistencia, simpatizantes del partido Fuerza Popular, o su facción más extremista, Los Combatientes, se intensificaron en los últimos meses en Perú, luego que la candidata a la Presidencia de ese partido, Keiko Fujimori, denunciara fraude en el balotaje.

Durante la campaña electoral, estos grupos, que se caracterizan por incitar a la violencia y participar en protestas a favor Fujimori, extendieron a través de redes sociales campañas de acoso y hostigamiento contra autoridades electorales, funcionarios, políticos, periodistas, artistas y otros miembros de la sociedad civil, y contribuyeron a la desinformación a través de noticias falsas.

Bajo la consigna "No a la prensa mentirosa, corrupta y comunista" convocaron, por ejemplo, una manifestación frente a la casa director del diario La República, Gustavo Mohme, y atacaron a corresponsales de los diarios españoles El País y ABC.

El presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, Jorge Canahuati, responsabilizó directamente a la excandidata por estos ataques: "La señora Fujimori deberá hacerse responsable por una posible escalada de violencia".

En tanto, la acusación de fraude de Fujimori fue replicada por grupos de políticos y seguidores de Fuerza Popular, que luego realizaron protestas -denunciadas por mucho como escraches- frente a las casas del presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Jorge Salas Arenas; el jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Piero Corvetto; y el fiscal del Caso Lava Jato, José Domingo Pérez, quien investiga a Fujmori por lavado de activos.

En paralelo, se sumó una campaña anónima en redes sociales, denominada "Chapa tu caviar" y acompañada por la frase "Hagamos que tengan que irse del país", que promovió la búsqueda y difusión de teléfonos y direcciones de políticos, actores, actrices, activistas, excongresistas y periodistas que se mostraron críticos a Fujimori.

Actualmente la Fiscalía nacional investiga los casos de hostigamiento en internet y a quienes están detrás de estas acciones, que, lejos de ponerle fin a la campaña, intensificaron los amedrentamientos luego que el sábado último la ONPE anunciara el fin del escrutinio del balotaje, que ganó el candidato de izquierda Pedro Castillo, de Perú Libre.

Aún resta que se expida la Justicia electoral sobre las últimas impugnaciones presentadas por el fujimorismo para declararlo ganador.

Si bien no se identificó quiénes son los autores del hostigamiento online y los escraches, los afiches fueron compartidos por miembros de La Resistencia, y su facción más radical, Los Combatientes, según informó el portal Ojo Público.

En enero pasado, la cabeza del grupo La Resistencia, Juan José Muñico, conocido como Jota Maelo, fue condenado a un año de pena privativa de la libertad en suspenso por el delito de difamación agravada en agravio del Instituto de Defensa Legal.

Muñico, quien fue candidato al Congreso por el partido Solidaridad Nacional -ahora Renovación Popular- en las elecciones congresales extraordinarias del 2020, fue vinculado también con la destrucción de los murales hechos a Inti Soleto y Bryan Pintado, las dos víctimas de las protestas de la crisis política de noviembre pasado, en el Cercado de Lima.

Según un informe del medio de investigación IDL-Reporteros, Muñico participó en 1998 en el asesinato de Ezequiel Huamaní Ñuhuinlla, excombatiente de la guerra de Cenepa contra Ecuador en los 90, pero en 2001 la jueza Carmen Rosa Cucalón declaró su sobreseimiento y solo le ordenó a pagar una reparación civil de 50 dólares.

También fue detenida Flor de los Milagros Contreras León, otra de las integrantes del grupo, por negarse a usar tapaboca en la vía pública, pese a tenerla en la mano.

En tanto, el grupo Los Combatientes promovió protestas afuera del penal Santa Mónica, pidiendo la libertad de Keiko Fujimori en los primeros meses de 2020, organizó protestas contra las cuarentenas e impulsó el consumo del dióxido de cloro como medicina contra el coronavirus.

En sus intervenciones, los integrantes enarbolan un discurso violento, visten chombas negras con la frase "Fuera Castillo" y posan en fotografías con el brazo en alto, emulando el saludo fascista.

Por ejemplo, el 11 de mayo pasado, integrantes de Los Combatientes se acercaron a simpatizantes de Perú Libre durante una reunión de Castillo con dirigentes de su partido en el centro de Lima y golpearon a uno de ellos.

El líder del colectivo es Roger Ayachi Soria, exprofesor de una secundaria en El Rímac y, aunque declaró por redes sociales que no tiene vínculos con Fuerza Popular, abundan imágenes suyas previas a la primera vuelta electoral en eventos proselitistas de apoyo a Keiko Fujimori y su padre.

"Vamos a salir a las calles a 'pecharlos', vamos a salir a las calles a golpearlos porque eso es lo que quieren", expresó durante una marcha, el 9 de junio pasado, mientras quemaba banderas rojas. (Télam)