En coincidencia con la Cumbre de Líderes sobre el Clima convocada por Washington, la activista Greta Thunberg acusó hoy a los dirigentes mundiales de "ignorar" la crisis ambiental ante un panel del Congreso estadounidense, en un duro discurso en el que exigió el fin de los subsidios a los combustibles fósiles.

"¿Cuánto tiempo creen que pueden seguir ignorando la crisis climática, el aspecto global de la equidad y las emisiones históricas sin tener que rendir cuentas?", dijo en videoconferencia la joven sueca, de 18 años, al Comité de Reforma y Supervisión de la Cámara de Representantes.

"Ahora se salen con la suya, pero tarde o temprano la gente se dará cuenta de lo que han estado haciendo todo este tiempo", dijo Thunberg a los congresistas estadounidenses, en paralelo a la cita que reúne a unos 40 mandatarios encabezada por el presidente Joe Biden.

En un tono acusatorio, la activista recordó que el Acuerdo de París sellado en 2015 planea mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales y si es posible por debajo de los 1,5 grados centígrados.

En ese sentido, la joven señaló que la acción global está muy lejos de lograr estos objetivos, si bien en la cumbre climática de hoy tanto Biden, como el presidente de China, Xi Jinping, Narendra Modi de India y Vladimir Putin de Rusia expresaron compromisos para reducir las emisiones.

"Es el año 2021. Es una vergüenza el hecho de que sigamos teniendo esta discusión y más aún de que todavía estemos subsidiando los combustibles fósiles usando el dinero de los contribuyentes de manera directa o indirecta", esgrimió y agregó: "Es una prueba de que no hemos entendido en absoluto la emergencia climática".

También acusó directamente a la generación actual de políticos de "darse por vencidos sin siquiera intentarlo", reportó la agencia de noticias AFP.

"Estoy aquí para decirles que, a diferencia de ustedes, mi generación no se rendirá sin luchar", afirmó a los legisladores.

Thunberg fue especialmente crítica con los persistentes subsidios a los combustibles fósiles, que en Estados Unidos perdura hace más de 100 años, a pesar de que Washington se comprometió en 2009 a ponerles fin. (Télam)