Los búlgaros votaban hoy por tercera vez en el año para elegir Gobierno, en pleno repunte de la pandemia de coronavirus en el país con la menor tasa de vacunación contra la enfermedad de toda la Unión Europea (UE).

Tras los inconclusos comicios de abril y julio, unos 6,7 millones de personas estaban habilitadas para acudir a las urnas a elegir a los 240 miembros del Parlamento y, por ende, al Gobierno del país también más pobre de la UE.

Analistas predicen una baja participación ante el temor por la propagación del coronavirus, el muy lento avance de la campaña de vacunación y una fuerte apatía tras la incapacidad de los partidos de formar Gobierno después de las otras dos elecciones de este año.

El país balcánico, que tiene a menos de la tercera parte de sus 7 millones de habitantes plenamente vacunados, informó esta semana 334 muertes por Covid-19 en un solo día, una cifra sin precedentes desde el inicio de la pandemia.

Una baja participación favorecería al exgobernante partido conservador GERB, que se espera salga primero pese a haber perdido apoyo.

En meses recientes, investigaciones del actual Gobierno interino sobre presuntos hechos de corrupción durante el anterior mandato del ex primer ministro Boiko Borisov limitaron sus chances de hallar socios de coalición para su cuarto período en los últimos 12 años.

Click to enlarge
A fallback.

Paralelamente a las elecciones legislativas, de las cuales surgirá el Gobierno, el país elige también hoy a su presidente, que es el jefe de Estado y tiene un rol más bien protocolar.

Rumen Radev, candidato a la reelección, parte como favorito, aunque probablemente deba enfrentarse a una segunda vuelta prevista el 21 de noviembre ante el rector de la Universidad de Sofía, Anastas Gerdjikov.

A mediados de 2020, Radev se puso del lado de manifestantes que protestaban contra Borisov, con lo que una victoria suya podría favorecer una coalición contra el primer ministro.

Radev dijo hoy al depositar su voto en Sofía que había optado por la libertad, la legalidad y la justicia.

"Estos son los valores que defiendo", dijo tras votar, informó la agencia de noticias DPA.

El gabinete provisional parece impotente ante el deterioro de la situación.

Desde hace semanas, los hospitales están saturados y casi 200 personas mueren cada día a causa del coronavirus en este país.

La tasa de mortalidad es una de las más altas del mundo, en un contexto de vetustez del sistema de salud. Tres pacientes murieron en la noche del sábado al domingo en el incendio de un hospital.

Los sondeos ofrecen a Borisov, de 62 años, un 24% de los votos, con lo que difícilmente podrá gobernar sin aliados.

Esto abre posibilidades a otras formaciones, especialmente a dos hombres recién llegados a la política en estas legislativas: Kiril Petkov y Asen Vasilev, dos empresarios de 41 y 44 años, respectivamente, graduados en Harvard.

Estos empresarios sacudieron la carrera al lanzar en septiembre un movimiento centrista, "Continuemos el cambio". Su objetivo es "erradicar la corrupción" endémica en este país.

Las estimaciones los sitúan igualados con los socialistas, con un 16% de los votos.

Ambos dicen estar dispuestos a negociar una coalición con otros partidos para poner fin a esta crisis política inédita desde el fin del régimen comunista, en 1990.

(Télam)