El Gobierno y la oposición de Venezuela, nucleada en la Plataforma Unitaria, retomarán el viernes y el sábado sus conversaciones en México, interrumpidas hace más de dos años, en busca de acuerdos para una salida a la crisis política del país, anunció hoy el presidente de Colombia, Gustavo Petro.

En medio de un marcado hermetismo de las partes directamente involucradas, fue el mandatario colombiano, una suerte de mediador en el proceso, quien reveló que volverían las conversaciones.

"Este 25 y 26 de noviembre se reinician los diálogos entre el Gobierno de (el presidente Nicolás) Maduro y la oposición venezolana", escribió Petro esta tarde en su cuenta de Twitter, sin oro detalle.

La administración Maduro y la oposición venezolana iniciaron en agosto de 2021, en México, conversaciones que suponían el tercer intento en el exterior entre ambos sectores por llegar a acuerdos.

La primera mesa de diálogo fue en República Dominicana, en 2017, y posteriormente en Barbados, en 2019, y ambas fracasaron.

Esas negociaciones fueron posteriores a por lo menos otras dos iniciadas en Caracas en los años previos, y canceladas casi inmediatamente.

En México las delegaciones firmaron un memorando de entendimiento, pero tres meses después las charlas se suspendieron por el abandono de la mesa de parte del Ejecutivo de Maduro, molesto por la detención en Cabo Verde del empresario colombiano Álex Saab -luego sería extraditado a Estados Unidos-, al que mencionó como diplomático venezolano y sumó como miembro pleno en la mesa de diálogo después de que fuera capturado.

Desde ese entonces, las delegaciones no se habían sentado nuevamente a negociar.

Sin embargo, las chances de que las gestiones se recuperaran parecían haber crecido después de que en el marco del Foro por la Paz que se hizo este mes en París, el propio Petro, el local Emmanuel Macron y el argentino Alberto Fernández lograron sentar a las partes para un primer acercamiento.

Durante una hora los tres mandatarios se sentaron con el titular de la Asamblea Nacional venezolana y habitual jefe del equipo negociador oficialista, el chavista Jorge Rodríguez, y el opositor Gerardo Blyde.

Después, en un comunicado conjunto, Petro, Macron y Fernández expresaron su “pleno apoyo a la reanudación del proceso de negociación entre venezolanos, como la única vía que permite resolver una profunda crisis que ha llevado a millones de venezolanos a abandonar su país".

La agencia Bloomberg, en tanto, señaló que las dos partes enviarán el viernes a sus delegados para sentarse recién el sábado a conversar, un paso que abriría las puertas para que Estados Unidos alivie las sanciones petroleras sobre Venezuela.

Las conversaciones incluirán condiciones para las elecciones presidenciales de Venezuela de 2024 y podrían desbloquear 2.700 millones de dólares de fondos gubernamentales actualmente congelados por las sanciones, dijeron voceros citados por la agencia estadounidense.

Mientras se esperaba un anuncio oficial, una primera versión habló de encuentros entre los equipos negociadores cada 15 días, siempre en Ciudad de México.

El gobierno del presidente de Joe Biden dijo en algunas ocasiones que reevaluaría su política de sanciones si el gobierno de Maduro hiciera concesiones políticas, entre ellas la vuelta de las conversaciones.

Y un primer paso puede ser una licencia limitada para Chevron Corp., que aflojaría algunas restricciones financieras sobre las operaciones del perforador con sede en California en Venezuela. (Télam)