El Gobierno de Paraguay anunció hoy un nuevo subsidio para personas cuyos familiares se encuentran internados en terapia intensiva contagiados de coronavirus, dinero que deben destinar a la compra de medicamentos, mientras la Cámara de Diputados dio media sanción a un proyecto que busca crear un fondo nacional de cobertura para pacientes con Covid-19.

La iniciativa gubernamental busca acallar la serie de protestas contra el Ejecutivo por su manejo de la pandemia y la falta de insumos, y por la imposibilidad de enormes sectores de hacer frente a los gastos que demanda un contagio.

Ahora, cada familia podrá recibir hasta 50 millones de guaraníes por mes (unos 8.000 dólares) para la compra de medicamentos, según se anunció en una conferencia que se realizó en la residencia presidencial.

El plan, denominado “Pytyvõ Medicamentos” (La ayuda Medicamentos), apunta a “garantizar el acceso a los insumos necesarios para el tratamiento” de coronavirus, señaló la estatal agencia IPP.

La ministra de la Unidad de Gestión de la Presidencia, Carmen Marín, informó que el presidente Mario Abdo Benítez firmó el decreto respectivo para beneficiar a familiares de quienes estén en terapia intensiva.

Marín detalló que el programa entrará en vigencia mañana y abarcará a pacientes de una decena de hospitales especializados en cuestiones respiratorias.

En tanto, Diputados aprobó y giró al Senado una iniciativa que dispone la creación de un fondo nacional de cobertura para pacientes con Covid-19, y señala que “todas personas internadas por coronavirus tendrán garantizada la cobertura total de internación, medicamentos y estudios necesarios para el diagnóstico y tratamiento”.

La propuesta incluye a pacientes internados en hospitales públicos o en centros privados a los que hayan sido derivados por el sistema de salud pública.

La medida fue presentada por varios legisladores ante las denuncias de los familiares de pacientes que deben deambular en busca de medicamentos o apelar a la solidaridad para cubrir los gastos de internación, por deficiencias en los hospitales públicos, reseñó el diario Última Hora.

El dinero saldrá de recursos redireccionados desde las represas de Itaipú y Yacyretá, y de saldos de recortes de gastos superfluos en los organismos públicos.

Las decisiones buscan atenuar en algo el grave cuadro del país, que registra 237.542 contagios desde el inicio de la pandemia y 4.889 muertos, pero que atraviesa una etapa de crecimiento explosivo de positivos y una débil estructura sanitaria. Además, el país pudo aplicar muy pocas dosis de vacunas.

Para peor, el Ministerio de Justicia dispuso hoy el cierre epidemiológico de la Penitenciaría de Tacumbú, una de las cárceles más grandes, porque dos presos dieron positivo. Los dos fueron aislados del resto de la población.

Para mitigar la expansión del virus, la Dirección de Salud Penitenciaria hará un monitoreo constante, como se implementó ya en los demás centros penitenciarios donde está activo el virus.

Actualmente son ocho penales donde fueron detectados casos de Covid-19, todos con cierre epidemiológico, y con reos con síntomas leves. (Télam)